El Lobo con piel de Cordero

Jonathan Gómez.

Jonathan Gómez.

Jonathan Gómez
Analista político
jgemap@gmail.com

La agrupación política que lidera Pablo Iglesias pasa por un momento, cuanto menos, complicado. Los medios de comunicación han unificado criterios en torno a la idea de que existe una pugna interna en la formación morada. Según los principales periódicos, programas de radio y televisión, dicen que existe una escisión, definida por dos corrientes, por un lado, los “Pablistas” que en principio son los más radicales en las posturas, el discurso y en las declaraciones a los medios y la segunda corriente sería la “Errejonista”, quienes tienen una postura más conciliadora, de consenso y más dialogante.

En estos últimos meses han habido episodios importantes que suscitaron una serie de desencuentros. El primero de ellos, la decisión de llevar como aliado al partido político Izquierda Unida, quienes sufrieron una debacle en los anteriores procesos electorales obteniendo una cuota de poder nada alentadora, la cual permitió que Podemos prácticamente la absorbiera. Se supone que la decisión de acudir juntos (IU-Podemos) fue de Pablo Iglesias. Errejón por su parte estaba en contra y este hecho fue el inicio de los continuos desencuentros entre el número uno y número dos de Podemos. Por otro lado, Tania Sánchez, pareja sentimental de Pablo, decide pasarse a la formación de su líder, a pesar de que Tania había asumido una responsabilidad política en su partido, Izquierda Unida, aunque lo más llamativo es que supuestamente Tania Sánchez está en la corriente “Errejonista” y no en la de Pablo Iglesias, que sería lo más natural, y este punto hace mucho más interesante toda esta historia rocambolesca.

Los más importantes analistas políticos dan por hecho el conflicto interno y pronostican la inevitable crisis dentro del movimiento convertido en partido político, aunque nadie se atreve a predecir cómo se desarrollaran los acontecimientos. Si finalmente se impone la corriente de Pablo Iglesias o la de Iñigo Errejon.

El otro partido que vive la crisis más importante de toda su historia es el PSOE, quien, tras la forzada dimisión de Pedro Sánchez, ahora se encuentra en manos de una gestora compuesta por diez miembros, activos socialistas. En todo este escenario, -complejo sin lugar a dudas-, los que se frotan las manos son los de la agrupación del 15-M.

Si somos realistas debemos empezar por reconocer que el objetivo principal del partido de Iglesias y Errejon es acabar definitivamente con su enemigo directo, es decir, el PSOE. Hace unos seis meses atrás, esto parecía casi imposible, pero ahora mismo no lo parece tanto. Partiendo de la premisa de que no es nada complicado ganarle la partida a la vieja política, después de los innumerables errores que han cometido y más si el enemigo se encuentra gravemente herido, como es el caso. Ya pasó en Grecia, donde el partido socialista griego es solo un recuerdo de lo que fue, quedando relegado a una sexta posición en las elecciones de enero del 2015. Pero es que en España hay lugares tan importantes como Madrid, donde la gobernabilidad la encabeza Podemos y los resultados les sitúan como segunda fuerza política y no al PSOE como tradicionalmente ocurría en España.

Personalmente opino que no sería una sorpresa que la supuesta crisis interna de Podemos solo sea una estrategia perfectamente orquestada con el objetivo de desterrar al PSOE de toda cuota importante de poder, para finalmente eliminarlo de panorama político español.

Las supuestas corrientes colocan a Pablo Iglesias como el malo, quien le hace un guiño a la militancia más extrema del partido y de la sociedad. La otra corriente liderada por Errejón le situarían como el bueno y éste conquistaría a la parte del electorado dentro y fuera del partido, quienes piensan y opinan contrario a Pablo Iglesias. De puertas hacia afuera somos dos corrientes distintas, pero de puertas hacia dentro unificamos fuerzas, sumamos votos y arañamos porcentajes a mi enemigo político directo e indirecto. De este modo el Lobo feroz se viste con piel de cordero y se come todo el rebaño.

No tengo la menor duda de que Podemos y sus dos líderes se están preparando para todos los escenarios posibles, tanto si hay investidura de Mariano Rajoy con la abstención del PSOE, como si existe la posibilidad de unas terceras elecciones, que seguramente beneficie al Partido Popular, en primer lugar y a Podemos en segundo lugar, dejando marginado al Partido Socialista y con una estacada casi de muerte.

Facebook Comments