El mítico barrio del Bronx cumple cien años

El mítico barrio del Bronx cumple cien años

EL PRESIDENTE JIMMY CARTER, EN SU VISITA AL BRONX EN 1977

EL PRESIDENTE JIMMY CARTER, EN SU VISITA AL BRONX EN 1977

El barrio del Bronx, donde está instalada la mayor comunidad latina de Nueva York, celebra este año su centenario, un período en el que ha renacido de sus cenizas y mira al futuro con optimismo gracias a nuevos proyectos de desarrollo

Ubicado al noreste de Manhattan, este condado toma su nombre de Jonas Bronck, un holandés que llegó allí con la primera colonia de europeos que se estableció en el lugar en 1639 y construyó la primera granja.

Lo que se conoce hoy como el Bronx era destino de vacaciones para muchos ricos que construyeron allí suntuosas residencias, huyendo del agobio urbano de la ciudad de Nueva York.

En 1914, la parte norte que pertenecía al condado de Westchester y el resto del barrio, que pertenecía a Manhattan, se separaron para conformar el Bronx, que celebra este año su centenario con más de cien eventos, según informó el presidente del condado, Rubén Díaz Jr., de origen puertorriqueño.

Para ello nombró una comisión que encabeza Fernando Ferrer, quien presidió este barrio de 1987 a 2001, a quien se reconoce por haber creado la base del progreso del condado tras los graves problemas de pobreza, delincuencia y deterioro urbano que sufrió en otras épocas.

El barrio tiene 1,4 millones de habitantes, el 53% de origen hispano, entre los que se destacan por número los puertorriqueños y dominicanos. No obstante sigue siendo el más pobre de los cinco condados de la ciudad, con una tasa de pobreza de 30,4% y un desempleo del 12,2%, en ambos casos las cifras más altas del estado.

PROYECTOS PARA REVIVIR AL BARRIO

Díaz apuesta a que, en los próximos años, proyectos como la construcción de un establecimiento de los grandes almacenes Macy’s y el desarrollo de complejos deportivos, como el mayor centro de deportes de hielo del país o un campo de golf para torneos profesionales, revivirán la economía y la imagen del barrio, gracias también a la caída de la criminalidad, que está en su punto más bajo desde la década de 1960.

“La imagen de otros condados y sitios ha cambiado, aunque el crimen en ciertas áreas es más alta que en el Bronx. Me enoja que en los medios, o películas de Hollywood, se siga con esa imagen negativa”, afirma Díaz sobre los años más difíciles de este barrio, historia que dio la vuelta al mundo en el filme “Distrito Apache” (1981). “Para ellos puede ser una forma de negocio, pero para nosotros es una falta de respeto, no sólo para la gente que vive en el Bronx, sino para el liderazgo, para la obra que se ha hecho en este barrio durante mucho tiempo”, insiste.

En las décadas de 1970 y 1980, el Bronx sufrió una profunda decadencia, proceso que había comenzado ya en el sur del barrio, con desempleo, pobreza y drogas, y fue el gran olvidado de los inversores y de los gobiernos, en medio de la crisis económica que afectó a todo el país.

Afrontó, además, el agravante de que, ante la llegada de un gran número de hispanos, en su mayoría puertorriqueños, y de negros del sur de EE UU y antillanos, dejaron el barrio numerosos ciudadanos anglosajones, que eran los dueños de edificios de departamentos. Muchos propietarios decidieron que era más rentable quemar las viviendas para cobrar el seguro, convencidos de que su valor bajaría ante la llegada de la nueva población.

EJEMPLO DE RENOVACIoN URBANA

Ferrer, también de origen puertorriqueño, llegó a la presidencia del Bronx durante un momento difícil y, tras 14 años de administración, sacó al condado de su situación de decadencia, para convertirlo en ejemplo de renovación urbana -que aún continúa-, lo que le valió el reconocimiento nacional.

Díaz vio como un símbolo de este renacer la reciente visita de la Reina Sofía de España a una escuela del barrio que desarrolla un programa bilingüe inglés-español, y recuerda que el Bronx alberga el zoológico más grande del mundo, el jardín botánico de la ciudad, un famoso barrio italiano y el aún más famoso estadio del equipo de béisbol de los Yanquis de Nueva York.

El político, que habla con entusiasmo del lugar donde creció y que dirige desde 2009, una comunidad donde más del 40 por ciento de sus habitantes han nacido fuera del país, atribuye precisamente el progreso del condado a esa diversidad étnica, a “su energía, a su pasión para mejorar, razón por la que dejaron sus países de origen”.

La mejora del barrio es tan clara que su zona sur se conoce ya como SoBro (siguiendo el patrón de crear acrónimos en las zonas de moda de Manhattan) y se ha convertido en un vecindario muy activo, donde además de muchos comercios se han asentado artistas y tiendas de antigüedades. Díaz sostiene que ya es hora de dar vuelta la página al prejuicio que ha pesado durante tanto tiempo sobre el Bronx, al que la comunidad puertorriqueña conoce popularmente como “el condado de la salsa”.

Las estadísticas policiales muestran que el Bronx vio caer el número de delitos graves en un 75% desde 1990, mientras que los homicidios han bajado aún más, un 78%. Los más recientes datos ofrecidos por la ciudad revelan que entre 2002 y 2013 los asesinatos en el condado se redujeron en 58% y que, en general, los delitos han bajado un 24%.

 

Facebook Comments