El Papa se reunirá con inmigrantes irregulares en la isla italiana de Lampedusa

1372673976_233830_1372677345_noticia_normalFrancisco está “profundamente afectado por el reciente naufragio de una embarcación”, dijo el vocero vaticano. El pontífice quiere visitar a los sobrevivientes y refugiados.

 

El Papa Francisco viajará el próximo lunes a la isla italiana de Lampedusa, la más meridional de Italia, para reunirse con los inmigrantes irregulares que llegan a ese lugar con el objetivo de alcanzar Europa, informó el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

Lampedusa se encuentra a un centenar de kilómetros de las costas del norte de Africa y a la misma llegan todos los años varios miles de inmigrantes irregulares procedentes de Africa y Asia, en búsqueda de un futuro mejor en Europa.

El Papa viajará a Lampedusa a primeras de la mañana del 8 de julio y regresará a Roma a primeras horas de la tarde, señaló Lombardi, que precisó que el pontífice desea que la visita se desarrolle de la forma «más discreta posible».

«El Papa Francisco, profundamente afectado por el reciente naufragio de una embarcación que transportaba inmigrantes provenientes de Africa, último de una serie de análogas tragedias, desea rezar por los que han perdido la vida en el mar, visitar a los sobrevivientes y refugiados presentes, animar a los habitantes de la isla y a hacer un llamamiento a la responsabilidad de todos, para que se ocupen de estos hermanos y hermanas en extrema necesidad», afirmó Lombardi.

El portavoz señaló que Francisco subirá a una barca en un pequeño puerto de la isla y realizará un recorrido por el mar hasta el puerto principal de Lampedusa. Durante el recorrido, arrojará al mar una corona de flores en homenaje a los inmigrantes que fallecieron en numerosos naufragios.

Después se reunirá con los inmigrantes que están alojados en el centro de inmigración de Lampedusa y luego oficiará una misa en el campo de deportes de la isla. Concluida la misa regresará a Roma.

Lombardi insistió en el carácter «discreto y sencillo» que el papa desea dar a la visita. Por ello, lo acompañará un reducido séquito y escasos obispos o personal del Vaticano.
El pasado 16 de junio, al menos siete inmigrantes norafricanos murieron cuando trataban de llegar a las costas italianas sujetados a las redes para la pesca de atunes de un pesquero tunecino, según explicaron algunos de los 95 inmigrantes que viajaban a bordo de una patera y que presenciaron los hechos.

La tragedia se produjo a 136 kilómetros al suroeste de Malta, en el Canal de Sicilia, cuando los tripulantes del pesquero tunecino «Khaked Amir» cortaron las cuerdas de las redes al descubrirlos y los arrojaron al agua. , según esos testimonios.

 

Fuente; Agencias

Facebook Comments