El presidente Barack Obama en la recta final

El presidente Barack Obama en la recta final

Willians De Jesús Salvador

 

El presidente Barack Obama le correspondió pronunciar el mensaje número 227 sobre el estado de la Unión en la historia y el último de su ejercicio como presidencial, es decir, el séptimo, los discursos sobre el estado de la Unión en EE.UU. están consagrados en la constitución y son pronunciados en el Capitolio, al mismo asisten los miembros de la Cámara de Representantes y del Senado, así como los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, además el presidente invita algunas personalidades especiales, en esta oportunidad fue un «refugiado». Este discurso tiene como finalidad rendir un informe al Congreso sobre el estado del país y el presidente presenta sus propuestas legislativas para el año. Siempre ha sido presentado en enero de cada año, y sólo en seis ocasiones se dio en febrero. El último discurso de cada presidente se convierte en una pieza política y electoral.

Su discurso tuvo el mismo enfoque estratégico que las de sus antecesores, pues se trata de un año electoral y hay que dejar la imagen de que se ha realizado un gobierno con logros tangibles y que la locomotora imperial está lista par emprender un nuevo viaje dentro de un año, para continuar consolidando la hegemonía geopolítica de EE.UU a nivel global.

Su discurso de la Unión, estuvo lleno de optimismo, con una amplia sonrisa y las inflexiones de la voz, le permitieron una pieza oratoria relajada, como si fuese una despedida entre familia, el presidente enfatizó que «El Estado de nuestra Unión está fuerte» («The State of our Union is strong»).

Obvio, no hay dudas que Estados Unidos de América, continua siendo la primera economía del mundo y tiene el mayor poderío militar a nivel global, pero no es ficción que se están experimentando cambios vertiginosos y que el mundo contemporáneo tiende la multipolaridad, ya no como países independientes y aislados, sino en grandes bloques comerciales, que por sus idiosincrasias comparten valores comunes y asumen responsabilidades globales en conjunto, parece ser que el sistema capitalismo global entra en una nueva fase de guerra de los mercados globales y la confrontación por la asimetría entre los países pobres y ricos.

El presidente Obama, entra en su último año el cual está matizado por un conjunto de conflictos internacionales, hay una impresión de que tiene una disminución marcada de las capacidades geopolíticas de amortiguar o resolver el gran incendio de Medio Oriente. La crisis diplomática con Rusia, por el tema del conflicto de ruso-ucraniano provocado por la intervención militar de La Federación de Rusia a Crimea y Sebastopol en el año 2014, esto motivó sanciones económicas a funcionarios rusos, parece que no tendrá tiempo de cruzar el puente diplomático y lograr acuerdos que armonicen las relaciones bilaterales,

Corea del Norte es un punto crítico en el mapa geopolítico de Estados Unidos, no existen puntos de avenencia y la actitud desafiante del presidente norcoreano quien habría efectuado pruebas de una poderosa bomba de hidrógeno, que constituye una violación
a las normas internacionales que de confirmarse, este cuarto ensayo sería el primero de una bomba de hidrógeno y se encontraría en abierta contradicción con el Tratado de No Proliferación (TNP) y con el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT), los espacios de diálogos son cada vez más precarios. La política de sanciones económicas y bloqueos comerciales parecen profundizar la crisis financiera de Corea del Norte.

La República Bolivariana de Venezuela, donde existe un déficit democrático y violación a los derechos humanos es un quebradero de cabeza para el presidente Obama, quien actuando de conformidad con la Ley de facultades económicas en casos de emergencia internacional (50 U.S.C. 1701 y siguientes) (IEEPA, por sus siglas en inglés), emitió una Orden Ejecutiva (la “orden”) declarando una emergencia nacional con respecto a la amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos representada por la situación en Venezuela. Esta orden no está dirigida contra el pueblo de Venezuela, sino a las personas involucradas responsables por la erosión de las garantías de los Derechos Humanos, la persecución de opositores políticos, la restricción de libertades de prensa, el uso de violencia y las violaciones y abusos de derechos humanos en respuesta a manifestaciones antigubernamentales, el arresto y las detenciones arbitrarias de manifestantes antigubernamentales, así como la presencia agravante de corrupción pública significativa en ese país. Además de tomar medidas bajo la IEEPA, la orden implementa en la Ley de Defensa de los Derechos Humanos y la sociedad civil en Venezuela de 2014 (Ley pública 113-278) (la “Ley”), la cual firmó el 18 de diciembre de 2015, y delegación ciertas de sus autorizaciones.

Venezuela actualmente sufre una crisis económica de gran envergadura por la sustancial caída de los precios del petróleo, la inflación bordea o pasa el 200 %, escasez de productos y dificultades para acceder a los mercados de capitales para oxigenarse, no pienso que dentro de esta anatema o urgencia económica Venezuela represente un peligro inminente para la seguridad estadounidense, por lo que Obama debe ponderar quitarle el pie del cuello a esta nación Suramericana.

Amplio sectores de la opinión global han celebrado el acuerdo entre EE.UU e Irán sobre el control del Programa Nuclear Iraní, obvio, el imperio duerme con un ojo abierto y otro cerrado con respecto a Irán, pero es importante establecer que existen puntos críticos en la política diplomática EE.UU-Iraníes. Estados Unidos deberá devolver más de ciento cincuenta mil millones de dólares retenido por el bloqueo comercial, que obviamente ya deben ser desbloqueados.

El pulso de EE.UU con los países llamados BRICS, experimenta nuevos matices en función de las realidades particulares de cada país, por ejemplo, Brazil está sumergido en una profunda recesión, el Fondo Monetario Internacional ha vaticinado que su economía se contraerá en un 3,5% en el 2016, recordamos que en el año pasado sufrió una caída del 3,8%. Por tales razones el acercamiento de Brazil no constituye una preocupación para el Departamento de Estado.

China ocupa el mayor tiempo de los estrategas estadounidenses, la desaceleración de la economía del dragón chino, la caída de las bolsas, el fracaso del banco central chino en restablecer la confianza de los inversionistas y la pérdida del misterio del espectacular crecimiento sostenido de la economía china, que le permitió sacar mas de 600 millones de la pobreza, le permite al imperio occidental dedicarse a la política interior, ya que el crecimiento de la economía estadounidense es menor de lo esperado y los mercados emergentes tales como Rusia, China y Brasil, las economías están siendo golpeadas y sus monedas se devalúan, por lo que existe el temor bien fundado de que estamos en la antesala de una depresión global. «El jefe Estratega del Hedge Fund MGM International Fund, José Antonio Madrigal, que pronosticó el descalabro financiero de 2008, vuelve a poner el foco en la caída del sector bancario. La única entidad que, de momento, se verá menos afectada de esta supuesta caída, que en algún caso puede llegar al 70%, es Bankinter, según este gestor. Por otro lado, se han publicado al menos cuatro informes de analistas (Goldman Sachs,Deutsche Bank y Natixis) que recortan las perspectivas de los bancos en Bolsa.».(1)

Presidente Barack Obama, cuidado con la mala jugada de los mercados, su ejercicio terminar en la antesala de otra gran depresión económica, este sería un factor que podría jugar un papel fundamental en la imagen del gobierno demócrata y gravitar en las elecciones de este año en Estados Unidos de América.

Facebook Comments