El sol aporta más de 80 megavatios de electricidad en el país

La energía solar está ganando espacio como alternativa de generación para autoconsumo. Bancos, industrias, clínicas y hospitales están instalando paneles solares para producir parte de la energía que demandan.

Catapultada por beneficios fiscales que concede la ley, promoción de la energía limpia y por una relativa reducción en los costos de los equipos que se ha producido internacional y localmente, la energía fotovoltaica está comenzando a expandirse, no tan rápido como la luz del sol, pero con la intensidad de convertirla en la segunda opción de generación dentro de las energía renovables no convencionales.

Además del proyecto de generación a gran escala que se instaló en Monte Plata y de las iniciativas particulares de importantes grupos empresariales, también hay un creciente interés de personas particulares de buscar su independencia en el suministro de electricidad, utilizando los incentivos que otorga la Ley 57-07 sobre energía renovable.

Al menos tres empresas están a la cabeza en la instalación de los proyectos de energía solar o fotovoltaica que hay en el país. Escala Solar, Rensa y Trade Solar son los principales responsables de los proyectos que ya están generando electricidad a través de la acumulación de la energía que producen los rayos solares.

La oferta
Un poco más de 80 megavatios de energía solar han sido instalados en el país y están en plena generación, incluyendo los 30 megavatios del parque Monte Plata Solar, un proyecto inaugurado el año pasado que implicó una inversión de US$110.0 millones.

Estadísticas de la Comisión Nacional de Energía (CNE) dan cuenta que al mes de abril pasado en el país había 1,818 proyectos con una generación global de 42.18 megas establecidos bajo el programa de medición neta, una modalidad mediante la cual el dueño del proyecto obtiene la instalación de un medidor bidireccional que le permite vender el excedente de energía generada a la distribuidora con la cual tiene relación y recibe un crédito deducible de su consumo, por el valor de la energía cedida.

Además de los usuarios y la capacidad instalada registrada bajo el programa de medición neta, la CNE también consigna seis proyectos de auto productores de energía renovable que están fuera de medición neta, es decir que no intercambian o suplen excedente a las Edes. En conjunto generan 8.49 megavatios. Ese grupo autogeneradores está compuesto, según el listado de la CNE, por el Aeropuerto Internacional del Cibao, con 1.5 megas de capacidad instalada; Quisqueya Solar, con 1.5 megas; Cemex, con 1.5 megas instalados; AES Dominicana, con 1.24 megas, Itabo, con 1.5 megavatios y Carrefour, con 1.25 megas de energía fotovoltaica instalada.

Dentro del sector renovable, la energía solar representa el segundo mayor segmento de generación, detrás del eólico o generación por viento, que acumula unos 135 megas, distribuidos en cuatro proyectos en operación, dominados por la energía eólica.

El tercer componente importante del sector energía renovable es el de la biomasa, con un proyecto de reciente inauguración, el San Pedro Bioenergy, con una capacidad instalada de 30 megavatios. Fue construido a un costo de US$90.0 millones y genera principalmente procesando bagazos de caña de los ingenios del grupo Vicini en San Pedro de Macorís.

Con los 30 megas de Monte Plata Solar, los 42.18 megas consolidados en los autogeneradores y clientes del programa medición neta y los 8.49 megas de los autoproductores fuera de medición neta, suman 80.67 megas el volumen de energía fotovoltaica registrada en la Comisión Nacional de Energía.

Ese volumen es solo una muestra del potencial que tiene el país para producir energía solar. Ignacio García, propietario de Escala Solar, una empresa que ha instalado proyectos que en conjunto generan unos 10 megas, afirma que en un área equivalente a 128 kilómetros cuadrados de terreno se puede generar para abastecer toda la energía que demanda el país.

Si se regionaliza por provincia, el área sería de cuatro kilómetros cuadrados por provincia, para generar la electricidad de cada una de esas demarcaciones territoriales.

Experto dice inversión energía solar se recupera

Según el experto Ignacio García, si todo el que tiene techo lo llena de paneles solares, en cuatro años habrá logrado convertirse en autogenerador, con la ventaja de que para ese período habrá recuperado totalmente su inversión, a través del ahorro en el costo mensual de su factura eléctrica.

Y a partir del cuarto año disfrutará de energía gratis, pues ya se ha recuperado la inversión.Calcula que para una vivienda con un consumo de unos mil kilos, que debe pagar al mes alrededor de RD$12,000, el costo de los equipos que requiere para producir ese volumen de electricidad es de unos US$12,000. Este valor es ahora, por la disminución de precios en los equipos y por las exenciones que concede la ley, que incluye aranceles e Impuesto sobre la Renta.

No obstante esa disminución, pues anteriormente esos equipos costaban sobre los 30 mil dólares, el monto de la inversión requerida sigue siendo alto para la mayoría de los dominicanos, pues aunque el retorno de la inversión es rápido, resulta difícil para una familia de clase media disponer de 12,000 dólares para instalar un equipo solar.

 

EL CARIBE

Facebook Comments