El Terror como Instrumento de Política electoral

Freddy E. Núñez M. , Politólogo.

Por: Freddy E. Núñez M.

Sin Lugar a dudas la Institución de las Elecciones es una de las principales columnas que sostiene la Democracia en el mundo, no es posible concebir un régimen democrático, sin la celebración periódica de procesos electorales que determinen la escogencia de las personas que dirigirán el gobierno desde cualquiera de las áreas en que se divide el estado, Ejecutivo, Legislativo, municipal o Local, independientemente de la forma de gobierno que se haya establecido, Republicano Presidencial, o Parlamentario, aunque claro lo contrario es perfectamente posible, es decir un régimen político que celebre periódicamente elecciones pero que no sea democrático.

Esto así pues para que un régimen sea democrático, algunos autores, como es el caso de Robert Dahl, establecen que deben cumplirse ciertas condiciones relacionadas con el sistema político y con las elecciones, para Dahl una poliarquía cumple los siguientes requisitos:

1) Para que un sistema político funcione correctamente los ciudadanos deben poder:
• Formular sus preferencias.
• Expresar esas preferencias a otros y al gobierno mediante la acción individual o colectiva.
• Lograr que las propias preferencias sean consideradas por igual, sin discriminaciones en cuanto a su contenido u origen.
2) Para que se den estas tres oportunidades, el Estado tiene que garantizar por lo menos:
• La libertad de asociación y organización
• La libertad de pensamiento y expresión
• El derecho de sufragio activo y pasivo
• El derecho a competir por el apoyo electoral
• Fuentes alternativas de información accesibles
• Elecciones periódicas libres y justas, que produzcan mandatos limitados
• Existencia de instituciones que controlen y hagan depender las políticas gubernamentales del voto y de otras expresiones de preferencias.
Pero Independientemente de esta realidad, la cual es constatable en casi todas las democracias del mundo, hemos visto como gobiernos tildados de “Democráticos”, violan, tergiversan, tuercen, y manipulan estos preceptos, haciendo uso de técnicas, que aunque más sutiles y modernas, implican los mismos resultados que los métodos similares, empleados en tiempos más represivos y carente de toda consideración a principios democráticos y a los derechos de las personas, llamados también humanos.

Antes de la generalización de la democracia como régimen político, los usos del terror como arma de dominación política eran ampliamente aplicados, desde la edad antigua, edad media, Feudalismo, e incluso luego de la revolución francesa y la aceptación universal de los derechos humanos, muchos gobernantes tenían en la represión y el miedo, un método perfecto para lograr sus objetivos políticos, de dominación y control ciudadano.

Pero eso ha cambiado, en la época de la modernidad, y también se han modernizado las técnicas del terror y el miedo para obtener resultados favorables a quienes detentan el poder, sino recordemos como se entretejía en la mente de las personas que podían beneficiarse con la construcción de un complejo habitacional o de una carretera, o de un asentamiento agrario, en los gobiernos de Balaguer la idea de que “si no era Balaguer que ganaba las elecciones, quien viniera no los terminaría”, este miedo le garantizaba un caudal importante de votos al presidente Balaguer, ante el temor de los posibles beneficiarios de quedarse sin el beneficio que la obra en cuestión le reportaba.
Es más, recordemos un hecho reciente, como hizo uso el presidente Bush hijo, en su campaña a la reelección en el año 2004, de técnicas de terror y miedo entre los ciudadanos norteamericanos, que temblaban aterrorizados ante la posibilidad de un nuevo ataque terrorista, parecido al 11 de Septiembre del 2001, eso fue magistralmente manejado por el equipo de campaña del entonces presidente, con unos resultados excepcionales.

También recordemos lo que publico el periodista mexicano Rafael Reygadas Robles Gil, en su artículo “Genealogía del terror, el miedo y la resistencia ciudadana”, en el periódico electrónico el Cotidiano en el año 2008, citamos:

El centro de la campaña de Felipe Calderón tuvo como objetivo generar miedo, asociar la figura de López Obrador al peligro, a la violencia, a Salinas de Gortari, a dirigentes latinoamericanos a los que se les achacaba violencia, como a Hugo Chávez; profundizar los temores de las clases medias mediante imágenes visuales usadas en películas de terror, en las que se trasmutaban los rostros o se sucedían escenas de violencia a las que gratuitamente se vinculaba a López Obrador, ………. El hecho es que se produjeron significaciones sociales imaginarias de miedo, de terror, de división, orientadas a la conservación de la situación social y a preservar un modelo económico que cada vez genera más pobreza y desempleo. Millones de votos por Felipe Calderón fueron votos del miedo: miedo de las y los ciudadanos a ser sacados del padrón de Oportunidades o de otros programas sociales; miedo de las clases medias a perder sus casas o sus bienes conforme les llegaba propaganda que invadió su privacía, gracias al uso de padrones de programas sociales cruzados con el padrón electoral para georeferenciar la campaña de Acción Nacional; miedo de cientos de miles de trabajadores a perder su empleo porque su patrón les dijo que si quedaba López Obrador perderían su trabajo, que por lo tanto debían votar por Felipe Calderón; miedo a desobedecer a la Iglesia que de muchas formas presionó a votar por el candidato católico. Termina la cita.

Esto fue un uso inescrupuloso del terror y el miedo como arma política electoral, que reporto en su momento grandes beneficios a los que la implementaron.

Ahora somos testigos en la presente campaña electoral del manejo del miedo y el terror que puede causar el recuerdo de la difícil situación económica que se genero en el país, en el año 2003, a raíz de la quiebra de los bancos Baninter, Bancredito y Mercantil, la cual a juicio de los estrategas de campaña del PLD, su manejo le dio muy buenos resultados en el 2004, y piensan que en esta ocasión puede ser lo mismo.

No cuentan esos estrategas con el hecho de que han pasado casi ocho años de aquella situación, y todos los índices que marcaban aquella crisis han mejorado, es decir tenemos baja tasas de inflación, estabilidad macroeconómica, tasa del dólar controlada, un supuesto crecimiento económico anual permanente, y sobre todo no han tenido que enfrentar la quiebra de ningún banco, y a pesar de eso, ninguno de los problemas que el PLD, Leonel y Danilo encontraron ha sido resuelto, por el contrario todos se han agravado.

El temor o mejor dicho el terror a volver a tener altas tasas de inflación, alta prima del dólar, bajo crecimiento económico, inestabilidad, etc., que los Peledeistas quieren explotar en la conciencia de los votantes, haciéndoles creer que votar por Hipólito Mejía es un retroceso, se topa de bruces con la realidad que a pesar de que así fueron las cosas, y que actualmente están como ellos dicen que están, los precio de los alimentos están mucho más caros que cuando el gobierno de Hipólito Mejía, las Medicinas están mucho más caras que cuando el gobierno de Hipólito Mejía, tenemos más desempleo, más apagones, más criminalidad y delincuencia, nuestra educación es de menor calidad, y el precio de los colegios privados es un lujo prohibitivo a la clase media, la salud es un desastre, todo esto a pesar de ser el gobierno del PLD, el que más dinero ha recaudado en toda la historia de la nación, y además han TRIPLICADO el nivel de la Deuda Externa encontrada a su llegada al gobierno en el 2004, el transporte es un caos total, el manejo de los precios de los combustibles una burla permanente a la ciudadanía, la delincuencia, la criminalidad y el narcotráfico han ganado la batalla a las autoridades, logrando la impunidad y hasta la complicidad en muchos casos de las autoridades encargadas de enfrentarlas, y uno de los factores que más ineficientiza esa estrategia es la altísima y descarada corrupción que exhiben casi todos los funcionarios del gobierno, especialmente los del comité político y central del PLD, es mas cuando ellos hacen uso comparado de las cifras, la gente dice “ pues si así es el retroceso??? Que venga el Retroceso”.

Incluso asumen que la mayoría de gente pobre del país, no son más que unos estúpidos, pues les han dicho que de ganar la presidencia Hipólito Mejía, quitaría el Programa de la tarjeta de solidaridad, como si la gente pobre no supiera que ese es un programa auspiciado por los organismos internacionales, contrario a lo ha dicho Hipólito Mejía, que es que la va a ampliar en monto y cobertura, todo como parte de una manipulación de la mentira a favor de exacerbar el miedo de la gente pobre, que dicho sea fue el propio Hipólito Mejía quien la creo.

Le he dicho muchas veces a los estrategas del PLD que en las elecciones del 20 de Mayo no se va a juzgar la gestión de Hipólito Mejía y el PRD del 2000 al 2004, que solo se va a juzgar y solo deben rendir cuentas al pueblo de lo hecho entre el 2004 y el 2008 el PLD, y solo el PLD, y que el veredicto del pueblo será infalible.

Esta realidad, y el hecho que la gran mayoría de jóvenes que no vivió ese proceso en el 2003, y que ante los argumentos del PLD, de las causas que dieron origen a esa crisis, que según ellos fue el mal manejo que el gobierno de Hipólito Mejía dio a la misma, se encuentran con las opiniones de los expertos banqueros de que Hipólito hizo lo correcto, y que de no haber hecho eso el sistema financiero hubiera colapsado, y que además el fundamento de las acciones de Hipólito, fue el mismo asumido por los presidentes de EUA, Europa y el resto del mundo ante la crisis financiera del 2008, deja a los peledeistas muy mal parados ante por quien decidir el voto en mayo 20 del 2012.

Es por lo antes dicho, que creo que la política de terror y miedo que Danilo y el PLD han asumido en sus mensajes publicitarios, debe ser revisada, ya que no dará los frutos esperados, pues deben entender que la difícil situación no solo económica, sino social y hasta moral en que ellos tienen inmersos a la ciudadanía, a todo el pueblo dominicano, ha endurecido tanto la animadversión del votante contra el PLD, que no importa lo que hagan, digan, muestren, paguen, compren, suban o bajen, el próximo 20 de mayo e’pa fuera que va.

Facebook Comments