“ELLOS TENÍAN LA RAZÓN”

Por Olga Capellán.-

UNIÓN EUROPEA.- En la década de los años 70 y 80, tras la persecución tenaz desatada por el régimen del Dr. Joaquín Balaguer contra la izquierda y cuantos sectores democráticos que existieses en cualquier área de la República Dominicana, en su mayoría estos decían que “EL PODER CORROPE” y al parecer tenían la razón.
Aquella época fue la más floreciente de todas, pues a pesar de que gran parte de los izquierdistas y jóvenes revolucionarios perdieron sus vidas en la lucha contra la remanencia trujillista encarnada en el propio Balaguer y los sectores más recalcitrantes del país, entre ellos: civiles, militares, policías o agentes del orden público, entre otros.

Aquellos tiempos parecían ingenuos, pues no había malicia, simplemente existía una sed de lucha por el regreso del sistema democrático a toda la nación y fue como muchos jóvenes no escatimaron en el intento de poder tener democracia y sobre todo las libertades públicas.
Fue como entonces el sátrapa régimen de Joaquín Balaguer desató una casería en contra de aquellos jóvenes, en esos hechos perdieron la vida, entre los que podemos señalar a Homero Hernández, Henry Segarra Santos, Otto Morales, Amín Abel Hasbún, Edison Stalin García Muñoz, Amelia Ricard Calventi, Sagrario Ercira Díaz Santiago, Maximiliano Gómez (El Moreno) Myriam Pinedo, estos dos últimos fueron asesinados mientras se encontraban en el exilio en Bruselas capital de Bélgica, en un hecho hasta la fecha no esclarecido. De igual manera fueron muchos los profesionales de la pluma que perdieron la vida durante la dictadura balaguerista, entre ellos Orlando Martínez, Gregorio García Castro, Plinio Díaz, estos tres fueron los más resonados.

De tal manera podemos señalar la caída del grupo llamado “La Resistencia o Los Palmeros” hoy más bien conocido como el “Grupo 12 de Enero” por ser la fecha en que fueron asesinados estando a la cabeza del mismo el destacado joven profesional y revolucionario Amaury Germán Aristy y sus compañeros de infortunios, Bienvenido Leal Prandy (La Chuta) Ulises Cerón Polanco y Virgilio Perdomo Pérez.
Recordamos también la persecución y muerte de Guillermo Rubirosa Fermín y sus compañeros de lucha, al igual que miles de jóvenes perdieron la vida durante esa época y los que no murieron, fueron encerrados en las diversas MAMORRAS del país, entre los más conocidos: Dr. Plinio Matos Moquete, Roberto Santana, Evelio Hernández, Fidelio Despradel, Jorge Puello Soriano (El Men) Rafael Chaljub, Rafael (Fafa) Tavéras, Chino Bujosa Mieses, Eligio Antonio Blanco Peña, Cástulo Toussaint García, Narciso Isa Conde, Rafael Gamundi Cordero, Iván Rodríguez, El Gordo Oviedo entre otros.
Otros estuvieron desterrados entre ellos: Juan Pablo Gómez, Héctor Peña Rijos, Radhamés Méndez Vargas, Harry Jiménez (El comandante Memo) Lorenzo Vargas (El Sombrerero) Miguel Santana, Amaury Justo Duarte y cientos de jóvenes más que también son dignos de mención, muchos de los cuales a pesar de la caída del régimen balaguerista nunca más volvieron residir en la República Dominicana.

Dentro del sindicalismo, recordamos a Luís Manuel Caraballo, Barbarín Mojica, Julio de Peña Valdez, así como también a un considerado grupo del sindicato POASI que siguen en este mundo, y aún no han tenido la misma suerte que muchos trabajadores del arte y la cultura de recibir una pensión digna para terminar los últimos días de sus vidas, quienes han corrido la misma suerte que los trabajadores del sector cañero dominicano y muchos otros más.
Quiero destacar que muchas de las personas ante mencionadas ya han muertos por enfermedad o por edad, pero con éste artículo quiero rendir homenaje a todos esos verdaderos revolucionarios.

Cuando nos referimos a que algunos de estos antiguos izquierdistas tenían la razón cuando decían que “El Poder Corrompe” nos basamos en la forma en que muchos de ellos pudieron escalar al poder gubernamental corrompiéndose vergonzosamente de manera directa o indirecta, y embriagado del poder se han hecho millonarios olvidanses de los legados por las cuales antes lucharon, de las cuales por razones ética preferimos no mencionar ningún nombre; un poder que ha sido producto de la herencia del balaguerato, según las palabras del propio presidente de la república y que con mucho orgullo dicen servir o mejor dicho, se hacen servir como si estuvieran buscando la recompensa del tirano régimen por el que tanto sufrieron tanto ellos como sus familiares y toda la nación.
Contrario a todo ellos, admiramos grandemente el comportamiento de aquellos que aún tomando en cuenta que no estamos en los mismos tiempos, sin embargo han mantenido una conducta intachable, como es el caso de Rafael Chaljub Mejía, Iván Rodríguez, Narciso Isa Conde, Jorge Puello Soriano y un reducido grupo que aún siguen manteniendo sus frentes en alto en la lucha revolucionaria, pero estamos seguros de que ofertas no les han faltado, porque como dice el refrán: si te quito del medio tendré el camino limpio para yo poder hacer mis andanzas y al enemigo se mata o se compra.
Que Dios ilumine a nuestra bella tierra y a nuestra gente y, recuerden que “el poder corrompe”.

Facebook Comments