Empresas con sede en Cataluña se marchan

Barcelona.-La presión aumentó brutalmente ayer sobre los independentistas catalanes: el segundo mayor banco de la región sacará de Cataluña su sede social, y el Tribunal Constitucional español suspendió la sesión parlamentaria en la que pensaban declarar la secesión.

La segunda mayor entidad bancaria de Cataluña y quinta de España, con 2,548 oficinas y unos 26,000 empleados, decidió trasladar en los próximos días su sede social de esta localidad catalana a Alicante (sureste), “para proteger los intereses de nuestros clientes, accionistas y empleados”, explicó en un comunicado.

Este cambio sería posible gracias a una modificación legal que prepara el Gobierno español y que le permitiría realizar este trámite sin que la entidad someta esta decisión a aprobación de la junta de accionistas.

Igualmente, una fuente allegada a Caixabank, primer banco catalán y tercero nacional, indicó que el viernes estudiarán la misma cuestión. Con ello, ambos pararon la caída en bolsa de los últimos días y ayer se anotaron fuertes subidas: 4,93 % para CaixaBank y 6,16 % para Sabadell.

La aseguradora Catalana Occidente, con sede en la periferia de Barcelona, sigue de manera atenta la situación política que se vive en Cataluña y se plantea “tomar las medidas oportunas para preservar los intereses de los clientes, trabajadores, mediadores y accionistas”, según fuentes del sector.

El grupo, que cuenta con 1,600 oficinas y 19,000 corredores de seguros, está preparado para aplicar medidas “de forma ágil” cuando lo considere adecuado y sigue de manera atenta “todos los acontecimientos que están ocurriendo” para actuar “en función de cómo se desarrollen éstos”.

Además, Barcelona, tren económico de la región y principal gancho turístico de Cataluña, una región que recibió 17 millones de visitantes en 2016, vio como las reservas de hoteles caían, según el Gremio de Hoteles local.

En tanto, el gobierno de Mariano Rajoy ha insistido en que no hay nada que dialogar si el ejecutivo regional de Carles Puigdemont no renuncia a declarar unilateralmente la independencia de Cataluña.

La decisión del Tribunal Constitucional español impide transitoriamente la sesión que estaba fijada para el lunes hasta que la Corte haya determinado de manera definitiva si es legal o no.

Hay una alternativa

Un sector de la política es partidario de que los catalanes “dejen de trabajar” con Caixabank y Banco Sabadell, así como con el BBVA, la segunda entidad bancaria española, y que apuesten por un banco público o por cooperativas.

Agencias

Facebook Comments