Enfermedades cardiovasculares y consumo de frutas

eliscer_guzman

 

Por Dr. Eliscer Guzmán


New York-
Las enfermedades cardiacas continúan siendo una de las causas más importante de muerte en todo el mundo y 17 millones de personas sucumben cada año a esta epidemia y quizás la parte más preocupante es el hecho de que los países pobres como los nuestros son los más afectados.

Tanto así que el 80% de estos 17 millones de muertos ocurren en países pobres y en vías de desarrollo. Las razones son obvias: una educación pobre que previene una cultura de prevención adecuada, un sistema de salud elitista que solo permite el acceso a tratamientos y profesionales de calidad a los ricos y privilegiados y por ende niega a los más necesitados del cuidado que bien se merecen porque somos todos humanos y con el mismo derecho.
Y finalmente gobiernos y autoridades de «mentes podridas «que solo se recuerdan de los pobres en las épocas de las elecciones y la expresión «salud para todos»solo se usa hasta que se conoce quien es el próximo presidente.
En los últimos años se han publicados cientos de artículos en la literatura médica que subraya la importancia de una dieta adecuada, un estilo de vida que incluya actividad física frecuente, un peso adecuado, no fumar y evitar el uso excesivo del alcohol, la ingesta de comidas ricas en azucares, fritas y productos procesados.
Lamentablemente en países en que el comer «lo que aparezca » es un acto de sobrevivencia no se pueden ni exigir, ni recomendar patrones dietéticos específicos. Por lo menos si podemos recomendar el consumo de frutas porque tenemos un país rico en vegetales y frutas nutritivas, sabrosísimas y que todavía pueden consumirse en cantidades y variedades adecuadas por los pobres de nuestros países.
Esto es importante porque en ausencia de otras alternativas para prevenir y tratar las enfermedades cardiovasculares el consumo de frutas puede influenciar de una manera muy positiva la frecuencia y hasta la mortalidad resultante de estas enfermedades.
El consumo de fruta es tan esencial que hay quienes lo identifican como un factor tan importante como el hacer ejercicio todos los días o tener un nivel de colesterol normal. En un estudio realizado en china y donde se cuantifico el consumo de fruta fresca (no procesada o congelada) hubo una disminución de la mortalidad por causas cardiovasculares de un 30%.

Este importante beneficio se evidencio a nivel de infartos cardiacos, cerebrales y hemorragias intracraneales. Igualmente importante fue el hecho de que hubo una disminución significativa de la presión arterial y el nivel de azúcar en sangre.
En otras palabras es crítico que aquellos que queremos controlar la calidad de nuestra salud y honestamente nos preocupamos por la salud de nuestros pueblos porque entendemos que es nuestro deber ciudadano, debemos recomendar que se incluya en nuestra dieta de forma rutinaria el consumo de frutas, la que usted disfrute y como le guste pero preferiblemente fresca y no procesada.
Con este pedido esperamos que usted derive los beneficios de un comportamiento que podemos adoptar sin muchos gastos extras y nos premiara con lo más importante de nuestras vidas: no el dinero, tampoco la fama y mucho menos el poder sino nuestra salud.

Facebook Comments