España dará el permiso de residencia a los extranjeros que abran un negocio en el país

394446_238327076289729_1888926215_n

  • El Gobierno sopesa la creación de un pasaporte al emprendimiento que facilite la entrada al país de emprendedores de países no comunitarios.
  • Éstos deberán acreditar una inversión mínima, solvencia financiera y la capacidad de sus proyectos para generar empleo.

 

Madrid.- Comprar una vivienda de más de 160.000 euros podría no ser la única vía extraordinaria para obtener un permiso de residencia en España. El Gobierno está sopesando también la posibilidad de facilitar la entrada en el país a los emprendedores extracomunitarios que decidan abrir un negocio en España.

La iniciativa se denomina pasaporte al emprendimiento y está siendo estudiada por los ministerios de Asuntos Exteriores, Economía y Comercio y Empleo, en el marco de los contactos interministeriales para la elaboración de la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven.

Su objetivo sería suavizar los trámites de entrada al país para los emprendedores de fuera del área UE (dentro de la Unión hay libertad total de circulación de trabajadores) que quisieran iniciar un negocio en territorio español.

Lógicamente, la voluntad de emprender una aventura empresarial no sería suficiente para obtener dicho pasaporte, sino que el Ejecutivo exigiría una serie de requisitos específicos para concederlo.

En concreto, los últimos borradores manejados por el Gobierno hablan de acreditar «la implantación de actividades económicas de inversión debidamente documentadas, con impacto socioeconómico relevante y capaces de generar puestos de trabajo».

 

Una ‘moda mundial’ para atraer talento

Si el Gobierno se decide finalmente a implantar este pasaporte al emprendimiento seguirá la estela de otros países como Estados Unidos,Reino Unido, Chile o Canadá, que han desarrollado instrumentos similares como mecanismo para facilitar la atracción de talento extranjero.

El principal rasgo diferencial de los pasaportes creados hasta el momento es la inversión mínima exigida, que ofrece también información sobre el perfil de emprendedores que cada país está dispuesto a acoger.

Estados Unidos, por ejemplo, niega su visado a los emprendedores que no garanticen una inversión mínima de 250.000 dólares (algo más de 190.000 euros); y Reino Unido sitúa ese límite aún más arriba, en las 200.000 libras esterlinas (unos 230.000 euros), antes de conceder un permiso de trabajo.

 

11mar/amodom/ lainformacion.com

Facebook Comments