España expulsa activista comunitario uruguayo

Dieron 48 horas al «activista» para abandonar el país.

 

La delegación del gobierno español en las islas Canarias le comunicó ayer al uruguayo José Morales, residente en Lanzarote, su decisión de repatriarlo a Montevideo si antes de mañana no deja el país.

La delegación del gobierno en canarias ha desestimado las alegaciones del activista uruguayo contra su petición de expulsión de España. Es más, le anunciaron que si mañana no deja ese país podría ser detenido y repatriado a Uruguay.

El expediente de expulsión se abrió el pasado 3 de abril. A Morales se lo acusa de alterar el orden público en una concentración frente a la sede del Partido Popular (PP) de Lanzarote para protestar por las prospecciones de Repsol en la visita del Ministro de Industria, José Manuel Soria. La policía impuso multas de 300 euros a otras seis personas.

Todos los sancionados negaron que llevaran a cabo actos violentos. De hecho, la Policía no detuvo a nadie y ninguna persona ni tampoco el mobiliario urbano sufrió ningún tipo de daño en esa concentración.

ANTECEDENTES. A Morales ya se le abrió un expediente de expulsión tras unos incidentes durante una concentración de apoyo al pueblo saharaui en Arrecife y en la que un agente de policía de paisano sacó su pistola en medio de la calle. Ese expediente se suspendió hasta que se resuelva la denuncia por los mismos hechos que se tramita en los tribunales.

El uruguayo señalaba que siente «angustia e indignación» por tener que defenderse de unos hechos que no ha cometido y por la «terrible injusticia que se quiere cometer», así como porque no se le está dando la oportunidad de esclarecer los hechos.

El activista uruguayo es colaborador de asociaciones de inmigrantes, sindicales y en defensa de los derechos humanos. Morales considera que su caso puede crear un «grave precedente para poder expulsar a cualquiera» puesto que no hay sentencia firme y la expulsión se dicta por una falta administrativa no probada. Señala que intentará paralizar la orden de expulsión mediante recursos.

HISTORIA. José Morales vive en Lanzarote desde hace 10 años y asegura estar completamente arraigado en la isla española. Tiene una hija de cinco años.

Por otra parte, la semana pasada, la Fundación César Manrique (FCM) y la Comisión insular contra las plataformas petrolíferas -integrada por el Cabildo y numerosos colectivos sociales- registraron sendos escritos en la delegación del gobierno en Arrecife solicitando que se archive este expediente de expulsión.

Tanto la FCM como la comisión insular contra las plataformas piden el archivo de la expulsión del uruguayo y muestran su solidaridad y apoyo con los manifestantes que han sido denunciados.

La Fundación, además, mostró su preocupación por los hechos y su defensa de los derechos civiles que suponen una crítica al poder.

La FCM reconoce «el compromiso de José Morales con Lanzarote y con las causas sociales y ambientales que nuestra institución reconoce y agradece». Intersindical Canaria también ha mostrado su solidaridad con él.

La Fundación César Manrique «es una institución cultural privada que fundamenta su actividad a través de tres áreas de trabajo: las artes plásticas, el medio ambiente y la reflexión cultural», según su web www.fcmanrique.org.

 

El País Digital
Facebook Comments