Formación e inmigración, la respuesta de Alemania a sus necesidades laborales

Si Alemania no adopta medidas para atraer a más trabajadores extranjeros, puede afrontar un escollo en su economía mayor que la crisis. Así lo afirmó el ministro de Economía alemán, Philipp Rösler. Por ello, el Gobierno de Angela Merkel fomentará la llegada de trabajadores inmigrantes cualificados y adoptará medidas para que los hijos de los inmigrantes que ya están establecidos en el país cuenten con la formación necesaria para atender a la demanda de trabajadores que tiene el mercado laboral alemán.

La falta de trabajadores en Alemania supone un freno para muchos sectores de la economía de ese país, una dificultad que se cree que aumentará con el tiempo. Así lo afirmó Dieter Hundt, el presidente de la patronal alemana. La única alternativa que avizora ante esta escasez de mano de obra es el fomento de la llegada de trabajadores inmigrantes.

El representante de la patronal se mostró convencido de que el incremento de las fuerzas internas de trabajo será insuficiente para satisfacer la alta demanda de mano de obra que tienen las empresas alemanas. Por ello, propuso la creación de un sistema de puntos y el establecimiento de criterios claros en las políticas migratorias para atraer a trabajadores extranjeros que complementen los esfuerzos por mejorar el potencial de los trabajadores teutones.

La situación de Alemania, con una tasa de desempleo del 6,7%, contrasta con la de otros países, como España, donde el paro está en torno al 25%, aunque supera el 30% en el caso de los trabajadores inmigrantes y el 50% en los jóvenes.

Las claves para el Gobierno de Merkel serán, por una parte, dar formación a los descendientes de los inmigrantes que ya residen en el país, que mejorarán de este modo sus posibilidades de encontrar empleo, y la atracción de mano de obra extranjera cualificada.

redinmigrante.es

Facebook Comments