Gobierno cubre con hasta 700.000 pesos gastos víctimas balas perdidas

q

SANTO DOMINGO (EFE).– El Ministerio de Interior y Policía otorga, a través de su programa de Prevención a Víctimas de Violencia, una cobertura de hasta 700,000 pesos a las personas que han sido heridas por el impacto balas perdidas, con la finalidad de reinsertarlas en la sociedad con las menores secuelas posibles.

El ministro de Interior y Policía, Carlos Amarante Baret, informó de que, en los últimos seis años, han implantado programas sociales, como el de la prevención de víctimas de violencia, en apoyo de 29 personas, principalmente niños afectados por balas perdidas, algunas de las cuales fallecieron, informó hoy la institución en un comunicado.

En el año 2011 fueron impactadas por balas perdidas seis personas, cinco en el 2012, seis en 2013, dos en 2014, tres en el 2015 y siete en lo que va de 2016, situación que preocupa al Ministerio de Interior y Policía, por lo que trabaja en todo el país en la instalación de mesas de seguridad ciudadana que ayuden a reducir los índices de delincuencia en el país.

La directora del Programa de Prevención a Víctimas de Violencia del Ministerio de Interior, Ilca García, explicó que los recursos para cubrir este programa social provienen de todas las transacciones que se hacen con armas de fuego y que por cada una se entregan 500 pesos a una cuenta de fideicomiso, destinada a los programas sociales.

El fideicomiso es una póliza que ampara al programa de protección a víctima de violencia, creado el primero de agosto del año 2005, mediante la cual se instruye a que todas las víctimas de balas perdidas sean amparadas por el Ministerio de Interior y Policía, con la finalidad de la reinserción del herido de bala a la sociedad con el menor número de secuela posible.

También se usa el 10 por ciento de los fondos que tienen en la cuenta del Fideicomiso para campañas de no violencia como publicidad y folletos; además, se capacita a la gente sobre qué es un arma de fuego en manos de una persona y los daños que producen a los seres humanos su mal uso.

García explicó que en el caso de las balas perdidas, “devolvemos asistencia médica”. El único dinero en metálico que se le entrega es en una primera fase, en la que se le reembolsan los gastos derivados del inicio del proceso para la mejoría de su salud.

El Ministerio le da cobertura al afectado en los centros de salud del Estado, y si allí no puede obtener lo que se requiere, entonces se envía a la Plaza de la Salud, en la que se autoriza al afectado recibir la asistencia médica.

El Ministerio de Interior paga directamente a ese centro médico, pero la cobertura máxima del programa de balas perdidas no puede pasar de los 700,000 pesos.

Si el afectado por una bala perdida fallece, el Ministerio costea los gastos funerarios, explicó García. También ofrece asistencia psicológica a los padres de los niños que sufren estas secuelas.

En los últimos 12 años los casos de balas perdidas sobrepasan las 70 personas entre niños y ancianos. Personas que estaban acostadas en su casa y una bala perforó el zinc. En esos casos ha habido algunos muertos y se han costeado los gastos funerarios.

Facebook Comments