¿Hacia dónde vamos?

EUCLIDES-GUTIERREZ-FELIX 

Por: EUCLIDES GUTIERREZ FELIX

 

La muerte de Hugo Chávez Frías ocurrió hace ya tres años, el 5 de marzo del 2013, a los 58 años de edad, a consecuencia de una misteriosa y realmente desconocida enfermedad, calificada de “Cáncer, cáncer colorrectal e infarto agudo de miocardio”. Fue una dolorosa y preocupante tragedia que afectó no solamente a Venezuela, sino a la mayoría de los países hispanoamericanos, porque Hugo Chávez fue un amigo, valiente, solidario y frontal de los pueblos de América a quienes extendió su mano generosa de manera permanente, sin temor y emprendió el camino que llevó a la reconquista de la soberanía absoluta de la patria de Simón Bolívar.

El pueblo dominicano tendrá siempre, no importa el tiempo que transcurra, un recuerdo permanente de gratitud, admiración y respeto, para el digno militar que rescató y levantó muy en alto la bandera que Simón Bolívar paseó en las guerras de independencia de América del Sur.

Pero después de la desaparición de Hugo Chávez Frías, las cosas en estos pueblos de América no marchan por buen camino. La política de agresión de los Estados Unidos de América, disfrazada con métodos diferentes a los que tradicionalmente ha usado, ha influido en la ejecución de un plan que tiene como objetivo, sacar del escenario político a los gobiernos de hispanoamérica, que han asumido la responsabilidad de defender la soberanía y el bienestar de nuestros pueblos, utilizando las organizaciones internacionales encabezadas por las funesta USAID. Unificaron y financiaron los sectores más conservadores económicos y políticos de Argentina, para expulsar del gobierno a los “peronistas” que encabezaron el presidente Néstor  Kirchner y su esposa Cristina Fernández  que le sucedió en el mando. En la Venezuela que Hugo Chávez rescató y convirtió en una expresión de solidaridad y ayuda a los pueblos vecinos, han puesto en ejecución un plan de agitación, movilización y escándalo, para sacar del poder el gobierno del presidente Maduro.

Ahora han puesto en ejecución en Brasil una política de acusaciones y escándalos de corrupción contra el partido que gobierna esa nación y particularmente contra su expresidente Luis Inácio Lula da Silva y un número cada vez mayor  de funcionarios del actual gobierno que preside la actual presidente Dilma Rousseff; aunque por otro lado estén dando los pasos finales del reconocimiento y reanudación de relaciones con la Cuba revolucionaria, maniobra que tiene como objetivo distraer la atención mientras ejecutan la parte más negra y agresiva de sus proyectos.

Ahora aquí nos ha tocado a los dominicanos, sufrir las consecuencias de esa política de agresión e irrespeto que ha puesto en ejecución el representante del gobierno de los Estados Unidos  James Wally Brewster. Que no solamente ha creado una cámara de comercio, bajo las iníciales de GLBT que aglutina a los llamados gays, lesbianas, entre otros, financiadas por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

El autor de esta columna espera que el pueblo dominicano a través de sus figuras representativas y de sus Instituciones académicas, escolares y de todo género que sean expresión auténtica de esta sociedad conformada en sus esencias por una nación que tiene como expresión un “ Pueblo Legendario, Veterano de la Historia y David del Caribe”,  haga las protestas públicas que tiene que hacer para responder el atrevimiento y el irrespeto que se manifiesta ya, mucho más allá, de donde se le puede permitir.

Facebook Comments