Indignación en mi pueblo, Jaragua

wilsonWILSON FERRERAS F.

Dominicano residente en Barcelona

El pasado viernes 18/04/2014, mientras nos reuníamos en un punto acordado de la ciudad de Barcelona, para dar inicio a unos días de vacaciones en familia, barios jóvenes jaraguenses, nos enteramos de la nefasta noticia que circulaba por las redes sociales sobre el vil asesinato del buen amigo y familiar Luis Amauris Ferreras Medina, (negro-eco ò ñeño) como le gustaba ser nombrado en vida.

Fue para todos los convidados a la cita previa vacacional como un chapuzón de agua helada, ya que aun que habíamos preparado con antelación la mencionada cita ya no sería lo mismo al ser sabedores de tan trágico acontecimiento que termino siendo el tema principal de conversación y a pesar de que nos habíamos retirado a un lugar total mente aislado de toda influencia de comunicación ya que nos encontrábamos en una masía a más de un mil cuatrocientos metros sobre el nivel del mar y próximo a las fronteras de Francia y del Principado de Andorra; siempre estuvimos haciendo el esfuerzo por enterarnos en que circunstancias acaecieron los hechos.

Lamentamos profundamente los acontecimientos en cuestión independientemente de las circunstancias en que se hubieran producido y aprovechamos la ocasión para expresarle a todos los deudos nuestro más sentido y sincero pesar por tan horrendo hecho y expresamos nuestra mas asida repulsa tanto al perpetrador como a los que sabiendo que ya pesaba una amenaza sobre el hoy occiso no tomaron las previsiones de lugar para evitarlo.

Con estas líneas no quiero yo descargar mi ira en nadie en particular, ya que estos acontecimientos simplemente se han enquistado en nuestra sociedad en sentido general, mas no puedo acallar mi frustración e indignación cuando el hecho se ceba con la propia familia, es pues mi mayor deseo que hechos como este no se sigan produciendo en nuestra sociedad y que los llamados a evitar estas situaciones, tengan este funesto ejemplo para que la indignación y el luto que hoy nos embarga sea un ejemplo de que debemos revisar el rumbo que está tomando nuestra sociedad y en particular nuestra propia comunidad.

Reitero pues la profunda pena que nos embarga y la más rotunda de las repulsa tanto para el agresor como para el sistema que impera en nuestra sociedad. La comunidad jaraguenses, residente en Barcelona, se siente profundamente abrumada por tan horrendo crimen; crimen este que quedara grabado a fuego en nuestras memorias por las características del mismo y por la saña y la alevosía con que se cometió.

No es correctamente posible lo que está ocurriendo en nuestro amado y recordado pueblo, no es así como lo recordamos, los que allí nacimos, siempre los nacidos en jaragua hemos sido personas aguerridas luchadoras y de un trato afable, pero lamentablemente en las últimas décadas el rumbo que ha tomado nuestro pueblo lo ha llevado por un derrotero de corrupción y descomposición social, se han perdido los valores de las personas nos ha arropado la delincuencia en todas sus manifestaciones.

Es prudente que este hecho no quede impune y que sea ejemplo para que tomemos de unas ves la sartén por el mango y que las autoridades jueguen su papel y se mojen tomando las medidas de lugar para que en el futuro no se repitan estos lamentables hechos, que dan al traste con la hegemonía de nuestra comunidad.

En nombre de mi familia y del mío, reitero nuestra solidaridad en estos difíciles momentos para todos los deudos animándoles a encontrar el consuelo en los grandes momentos que en vida compartimos con el hoy occiso ÑEÑO, paz a sus restos.

Facebook Comments