Industria del tabaco domina agroexportaciones de República Dominicana

 

Santo Domingo.- El Instituto del Tabaco de la República Dominicana (Intabaco) trabaja siempre en el mejoramiento de la calidad del tabaco dominicano, manteniendo una línea de producción que responda al gusto del consumidor en el mercado internacional y nacional y donde exista estabilidad de los precios que beneficien a los productores.

La industria del tabaco es uno de los sectores tradicionales de producción nacional, con gran impacto económico, social y con atractivo turístico en la República Dominicana.
El director ejecutivo del Intabaco, Juan Francisco Caraballo, indicó que manejan una producción estable, de aproximadamente 110 a 130 mil tareas por año, donde participa un promedio de tres a cuatro mil productores anuales.

Para la cosecha tabacalera correspondiente al período 2016-2017 se cultivaron un total de 125 mil tareas de las diversas variedades de la aromática hoja, donde participaron 3,270 productores.

Expuso que Intabaco se encarga de autorizar la zona del país interesada en cultivar tabaco, pero previo a esto se realizan los estudios de suelo correspondientes, de los que se encarga un equipo técnico que visita a los productores.

“Luego de tener los estudios de suelo y climatológicos, se autoriza o no la siembra de tabaco, pues sin la autorización de Intabaco las compañías no dan financiamiento a la producción.
Hacemos un trabajo combinado entre el Estado, el sector privado y productores”, explicó al participar en el Encuentro Económico del Hoy junto a Nicolás Arroyo, director de comunicaciones de Intabaco.

Caraballo indicó que el objetivo de estos controles es lograr que el tabaco se produzca con calidad y responda a la demanda. Agregó que esto permite lograr estabilidad en los precios, eliminar el exceso de producción y que la industria se desarrolle sin dificultades.

Recordó que en los años 1996 y 1997 hubo un exceso de producción de tabaco, que superó las 500 mil tareas, y esto hizo que se produjera tabaco en zonas no apropiados y un producto de mala calidad, lo cual llegó a dañar la imagen del tabaco dominicano. En esos años el Estado enfrentó dificultades porque se cayeron los precios y frente a esa situación se tomaron medidas drásticas para controlar la producción, que son las vigentes.

Actualmente se paga entre RD$5,000 y RD$7,000 por quintal al productor, si es tabaco criollo puede bajar hasta menos de RD$2,000.
Caraballo explicó que el precio de compra al productor no es mayor porque muchos no han mejorado todavía la calidad del tabaco que ofrecen, por determinadas cualidades de infraestructuras que deben darse.

Aumento de la tecnología.

Caraballo expuso que al tabaco, como toda actividad productiva, necesariamente hay que ir agregándole valor y en la parte de producción Intabaco sigue generando tecnología e investigación para aumentar la calidad del producto.

Resaltó que se han ido agregando nuevas variedades de híbridos de las plantas, y se han puesto a disposición nuevas variedades de Intabaco T 13 y T 26, con características especiales y ciertos niveles de resistencia a plagas y enfermedades, que además tiene características particulares para la producción de capa y capote (partes del tabaco).

Caraballo reveló que el crecimiento de la industria tabacalera ha llevado a que se importe hojas de tabaco de otros países, pues para crear un buen cigarro se necesita una combinación de varios tipos de hojas.

“Para un cigarro se puede utilizar dos, tres y hasta más tipos de tabaco de especies diferentes. Una parte puede ser local y otra importada. Por ejemplo, la capa, que es la última envoltura del tabaco, una buena parte es importada, de Ecuador,
Estados Unidos, Honduras, Nicaragua, de diferentes países y así mismo tenemos la tripa, cuya masa interna, su mayor componente también se importa”, expresó Caraballo.

Dijo que se está planificando la próxima cosecha, que siempre se hace en colaboración con los empresarios, donde se evalúan sus propuestas de financiamiento y luego se define la cantidad a sembrar.

Enfrentan plagas y comercio ilegal.

El director ejecutivo del Intabaco expuso que se encuentran controladas las plagas y enfermedades que atacan al tabaco. “Convivimos con ellas, no están desaparecidas, pero el conocimiento ha hecho que no se propaguen hasta el punto de que afecten la rentabilidad del sector”, explicó.

Caraballo informó que la entidad desarrolla una serie de actividades, como charlas, talleres y encuentros con los cultivadores en todas las regiones del país, a fin de disminuir estas plagas y enfermedades, comparten las mejores prácticas para el cultivo y estrategias para disminuir los costos de producción del tabaco.

“Además, tendremos los acostumbrados apoyos técnicos y en productos para que los involucrados puedan obtener una buena cosecha, tanto en cantidad como en calidad”, subrayó Caraballo.

Agregó que también la entidad cuenta con una división de antifalsificación y antipiratería, donde realizan supervisiones en los comercios para encontrar tabacos ilegales, estos se enfocan en las zonas turísticas de Puerto Plata, Sosúa, Cabarete, (zona Norte) y provincias Samaná y La Altagracia: en Higüey, Bávaro, Punta Cana, (zona Este) del país, donde son más recurrentes esos delitos.

 

 

HOY DIGITAL

Facebook Comments