Inmigrantes aportan tres veces más de lo que gastan

Así lo asegura un informe de La Caixa. Los casi seis millones de extranjeros representan menos del 1% de los beneficiarios de las pensiones sociales, pese a la crisis económica

Madrid, España.- Para la mayoría de los españoles, los 5,7 millones de inmigrantes presentes en España son un gran gasto para el Estado ademas de una competencia en el sector laboral.

Pero el estudio Inmigración y Estado de bienestar en España de La Caixa asegura lo contrario. Los inmigrantes no consumen más servicios sanitarios que los españoles y demandan gasto social que su peso demográfico. Los inmigrantes aportan hasta tres veces más de lo que cuestan al Estado.

«Los argumentos de sobreutilización y abuso del sistema de protección social por parte de la población están injustificados. Los inmigrantes reciben menos del Estado de lo que aportan a la Hacienda pública», afirma Francisco Javier Moreno, del Instituto de Políticas Públicas del CSIC, y María Bruquetas, profesora de Ciencia Política de la Universidad de Ámsterdam.

Los datos oficiales sobre la aportación de los inmigrantes a las arcas están desactualizados, pues los últimos son de 2006.De ellos se desprende que los inmigrantes contribuyeron con la mitad del fuerte crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) español entre 2000 y 2005. Su aporte a las arcas del Estado era francamente positiva: absorbían el 5,4% del gasto público -unos 18.600 millones de euros-, mientras que aportaban el 6,6% de los ingresos totales, con 23.400 millones.

Pero, ¿qué ocurre en la actualidad? Los expertos coinciden en que ese saldo positivo de casi 5.000 millones que recogía el informe de Moncloa era lo suficientemente cuantioso como para que se mantuviera incluso en tiempos de recesión.

Con respecto al porcentaje de extranjeros afiliados a la Seguridad Social, el número ha permanecido prácticamente estable alrededor del 10 por ciento. Casi dos millones de trabajadores extranjeros aportan sus cotizaciones a las cuentas públicas.

Sin embargo, menos del 1% de los beneficiarios de pensiones en España son inmigrantes, y más del 50% son ciudadanos de la Unión Europa (UE). Se prevé que esta situación se extienda por las próximas dos décadas.

Facebook Comments