Investigadores encuentran la clave para recuperar corazones infartados

Investigadores encuentran la clave para recuperar corazones infartados

pictUn grupo de investigadores del Salk Institute de California, en el que ha colaborado el hospital Clínic de Barcelona, ha logrado regenerar y curar corazones infartados de ratones mediante la reactivación de la maquinaria molecular presente en las células cardiacas. El hallazgo, publicado en la revista Cell Stem Cell, puede ayudar a descubrir nuevas terapias para el tratamiento de diferentes enfermedades cardíacas gracias al bloqueo de cuatro moléculas que son capaces de inhibir los programas para la regeneración de órganos.

Estos nuevos resultados sugieren que, aunque los mamíferos adultos no son capaces de regenerar, por norma general, los tejidos dañados, éstos pueden retener una capacidad latente que está presente durante el desarrollo embrionario, del mismo modo que lo hacen organismos inferiores en la escala evolutiva. «La regeneración de órganos es un proceso fascinante que recapitula los procesos observados durante el desarrollo. Aún así, a pesar de nuestro conocimiento sobre cómo ocurren la embriogénesis y el desarrollo y del hecho de que la información para generar cada órgano está presente de forma inequívoca en el genoma de mamíferos, los mecanismos que previenen la regeneración de órganos en mamíferos adultos permanecen sin esclarecer», comentó Juan Carlos Izpisúa, profesor del Gen eExpression Laboratory en el Salk Institute y autor sénior de este estudio. Su grupo lleva mucho tiempo tratando de descubrir cuál es la maquinaria que define el desarrollo de un individuo con el fin de entender cuáles son los elementos que controlan y ponen en marcha la regeneración en organismos que son capaces de llevar a cabo este proceso, tales como el pez cebra.

Estudios previos han tratado de dilucidar las claves moleculares responsables de la proliferación de células cardiacas en corazones de mamíferos recién nacidos. «En este trabajo nos hemos centrado en los resultados obtenidos con el pez cebra y hemos pensado que si ellos saben cómo regenerar tejidos, algo nos puedan enseñar», apuntó Aitor Aguirre.

Facebook Comments