La crisis se ceba con los inmigrantes en España

Crece el rechazo hacia la población inmigrante, que estos últimos años ha sufrido una severa destrucción de empleo y una reducción de su poder adquisitivo

Madrid.- El desempleo ataca con dureza a los inmigrantes. Es este sector el que más está sufriendo las consecuencias del paro: cuentan con menos prestaciones, presentan tasas de inactividad que duplican los números de la población autóctona y un mayor número de hogares pobres.

Entre 2008 y 2011, periodo en que se ha experimentado una severa destrucción de empleo, se han perdido 2,2 millones de empleos. Un 11,5% de españoles han perdido su puesto. La cifra crece con la población inmigrante. Un 15% de los asalariados de América Latina y el resto de Europa se quedaron sin empleo y un 21% entre los procedentes de África.

Con estos datos, la tasa de desempleo entre los trabajadores foráneos (39,1%), según datos de 2011, duplica a la de los nacionales. La Organización Internacional de las Migraciones (OIM), que ha elaborado el informe «Impactos de la crisis sobre la población inmigrante», advierte del deterioro del clima de la opinión pública sobre los que más sufren la crisis.

«El crecimiento de la inmigración y el auge de discursos de sospecha y los efectos de la crisis económica han apuntalado un incremento de las posiciones de resquemor, defensivas o de rechazo respecto a la población inmigrante en España», señala el texto.

 

El 37% de los españoles muestra rechazo hacia los inmigrantes, un 33% se declara tolerante y un 30% dice no tener opinión. La OIM ha constatado que este grupo se ha reducido de forma notable en los últimos años y se inclina más hacia las tesis de rechazo. Ha aumentado también el número de personas partidario de expulsar a los irregulares -del 12% en 2007 al 20% en 2010- y de devolver a sus países de origen a quienes cometan delitos -del 68% al 73%-.

Los inmigrantes, por contra, han visto cómo su salario medio ha caído con fuerza, un 10,6%. En 2010 la mitad de los asalariados extranjeros no llegaron a ingresar el Salario Mínimo Interprofesional en el cómputo anual. El salario medio real de los españoles ha crecido un 0,8% entre 2006 y 2010.

La tasa de pobreza en los hogares inmigrantes (31%) supera en doce puntos la de la población española menor de 65 años. La pobreza extrema -quienes perciben por debajo de la mitad de la línea de la pobreza- también ha aumentado como consecuencia de la crisis: un 10,8% de los no comunitarios la sufre frente al 6,7% de los autóctonos.

El informe de la OIM señala la necesidad de asumir la condición de ciudadanos de los inmigrantes, que cuentan con una menor protección social debido a que no habían sido dado de alta antes de quedarse sin trabajo: «Es necesario abandonar la fantasía de que el asunto se solucionará con la salida masiva de esta población».

 

6 nov/amodom/ ABC.COM

Facebook Comments