La historia del Cine Latinoamericano pasa por el Festival de Guadalajara.

La historia del Cine Latinoamericano pasa por el Festival de Guadalajara.

Ivan trujillo en panel

JOSE RAFAEL SOSA

GUADALAJARA .La historia del cine latinoamericano pasa por el fenómeno de mercadeo, exhibición, intercambios y planes conjuntos que es hoy para la nueva pantalla, el Festival Internacional de Cine de Guadalajara, que arrancó esta noche con la gala de la cinta canadiense Gabrielle, de la directora Louise Archambault. Quebec es la región invitada de honor. Resultará más que imposible para los historiadores modernos del arte audiovisual, contar la trayectoria del cine sin dejarse bañar por el mar se sensaciones que impone Jalisco por medio de su ciudad capital, la Guadalajara que muestra lo que es el compromiso de su Universidad, con las causas del arte comprometido con lo estético y lo social.

Cuando Guillermo del Toro y Jaime Humberto Hermosillo, entonces cineastas jóvenes mexicanos, tuvieron la idea de crear un festival de cine en Guadalajara, que devendría con sus 29 años de existencia que cumple hoy, Alfonso Quarón, era un muchacho guía de un museo local, con la espinilla imperdible del cine en en su alma. En la edición 22 es cuando presenta su película Solo con tu pareja, poco antes de marcharse a hacer carrera en Hollywood.
Las 400 películas de ocho géneros de 37 países que han llegado a Guadalajara para exhibirse en 11 sedes (incluyendo complejos de cine, localidades universitarias de la UDG y el emblemático palacio de Convenciones que se convierte en una sala múltiple para estrenar lo más recientemente hecho en México y los países participantes.

Guadalajara participar en sus convocatorias, como la sección oficial con su premio Nayahuel, – para la ficción creada en América Latina- o el Maguey, – que se enfoca en la sexualidad alternativa-para cines alternativos- , así como sus secciones especiales, no dan la idea de lo que es este evento que te asalta por todos los resquicios de Guadalajara, una ciudad que se rinde al cine en estos días.
Guadalajara es más que una vitrina para traer a competir lo más recientemente salido del taller de cine: también es un evento para el apoyo de los cineastas con proyectos en desarrollo, para la formación en cine mediante clases magistrales y laboratorios en que se enseña a hacer cine, formando y proyectando esa mirada cinematográfica fresca y atrevida, creativa y única, con su abanico de paisajes y personajes que sorprenden y asaltan la imaginación y la sensibilidad.
Lo de RD
República Dominicana tiene su única opción como productora de cine con el documental “Blanco” de Melvin Durán, Melvin Duránun elaborado trabajo observacional y estéticamente muy bien logrado que se centra enfoca la condición humana de cinco seres humanos albinos, residentes en su pueblo natal.
Durán logra un lenguaje visual melancólico a ratos, intenso y vívido, al narrar la vida de cinco albinos de edades distintas, y en el que no busca ni analizar genética ni desplegar sensacionalmente la condición de la piel ,ojos y pelo de estos seres humanos.
El documental, que proviene de ganar el Festival Dominicano, en Santo y –Domingo se considera como uno de los mejores proyectos de cine de facturación dominicanas, aun cuando su género no se la ficción. El albinismo es una mutación genética que elimina a la piel su propiedad de pigmentación de la melanina, lo que provoca que quienes la presenten no tengan el color de piel propio de sus progenitores, siendo extremadamente blancos.

Ivette Marichal y Omar de la Cruz, directores respectivamente de la Dirección General de Cine y del Festival de Cine Global Dominicano de la Fundación Global, manifestaron que en esta versión se nota el crecimiento de calidad en las temáticas y las formas del cine latinoamericano.
Marichal indicó que se acude a este encuentro, el más importante en América Latina, en procura de absorber de las experiencias fílmicas aquí presentadas y asimilar la excelencia en la metodología y logística que implica el FICG.
Omar de la Cruz indicó que las temáticas para cine en muchas industrias establecidas se han agotado y que en cambio, América Latina presenta una creatividad al parecer infinita al ofrecer producciones sorprendentes y consistentes en su calidad.
El director del FICG, el doctor Iván Trujillo, considera que el proyecto ha crecido en su influencia para las cinematografías latinas e independientes por el afinado criterio creativo con que se hace cine en estos países y ambiente.

Entiende que Guadalajara se ha colocado a la altura de un evento que ya se considera de trascendencia mundial y dijo que el impacto del festival es producto del trabajo de centenares de personas, desde los directores y productores de cine hasta los jóvenes voluntarios que ayudan a su montaje.

Facebook Comments