«La moral del Soldado político»

«La moral del Soldado político»

luis-columna-solano20Autor: Lic.Luis Columna Solano/ Politólogo.

Madrid: Cuando un partido político como organización de la sociedad civil, no evoluciona ni permite que sus estructuras se muevan y se promuevan al ritmo que ella misma demanda, sin dudas podríamos confirmar que se está minando la moral de miembro militante, que ve cada día en su ejemplo, un tiempo inútil o perdido.

La moral del miembro militante es aquella fuerza interna que le permite moverse como la «Dopadina celebrar» que trasmite la señal del movimiento al sistema nervioso central del ser humano. La carencia de la la misma en la zona sucia del celebro, es lo que produce el mal de parkinson que actualmente afecta a las estructuras internas de varios partidos políticos dominicanos.

Si a lo interno de cualquier organización política no se permite que los organismos medios y de bases se renueven, negando de esa forma la oportunidad a la juventud y al nuevo liderazgo el derecho fundamental «de elegir y ser elegido», entonces ese partido puede ver a corto plazo su desplazamiento del poder si se encuentra en ejercicio del mismo, y si en cambio está en rol de oposición, entonces su destino puede ser la fragmentación del mismo, o ser adsorbido por otras organizaciones que garanticen la legitima movilidad social y política, imprescindible para el buen manejo en cualquier partido moderno. Si a consecuencia no se toman correctivos inmediatos, la sociedad dominicana podría a corto plazo sufrir una trasformación hacia una un Estado socialista con gobiernos autoritarios, fruto de la falta de oportunidades y el inmovilismo interno en los partidos que representan la amplia mayoría del pueblo en una democracia representativa.

En este letargo se encuentran los tres partidos principales del sistema político dominicano, donde tenemos un partido oficial que no celebra un Congreso ordinario en condiciones desde el año 2002. El PLD recientemente creció, pero vertical, ya que solo aumentó la matricula de sus dos principales organismos de cúpula, sin embargo aun no ha permitido la renovación de los comités provinciales, municipales y de circunscripciones electorales en el territorio nacional, así como tampoco en los distritos seccionales, regionales y estatales en el exterior, minando con esta acción la moral del soldado peledeista. No obstante, existen expectativas de que la alta dirección del partido, autorizará su renovación ante de la entrada en la campaña electoral 2016, hecho que de ser aprobado, tendría que realizarse ante de final del presente año.

De igual o peor manera se encuentra en Partido Reformista Social Cristiano, quien después de haber gobernado el país durante veintidós largos años, ha visto como su base fue adsorbida por el partido oficial desde que su otrora líder y fundador, Doctor Joaquín Balaguer pasara la antorcha el presidente actual del partido de la Liberación Dominicana en 1996, Doctor Leonel Fernández. Ese partido hoy es percibido por la población votante como una organización de cúpula, carente de organismos medios y hasta cierto punto, parasitaria del poder a consecuencia de mismo fenómeno de minar la moral del miembro de la base.

por la mismas razones tenemos al Partido Revolucionario Dominicano sumido un una crisis institucional disfrazada de «renovación y cambio» que ha dado al traste con su tercera fragmentación, tras la salida de sus principales dirigentes, quienes acusan de secuestro e imposición a su actual presidente Ingeniero Miguel Vargas Maldonado. En este partido llamado a ser la principal alternativa de poder desde la oposición, es donde mayor se expresa esa falta de visión de futuro que permite el relevo generacional que inmortaliza y permite la supremacía de las instituciones sobre las personas que las dirigen. Hoy por hoy los altos dirigentes del PRD, son los mismos de hace cuarenta años.

Facebook Comments