LA PUBLICIDAD ENGAÑOSA DE UN CANDIDATO A LA PRESIDENCIA

Por Ing. Antonio Gómez
Empresario en Cataluña-España

Estamos escasamente a cuatro meses y días de la elección del próximo Presidente de la República Dominicana para el cuatrienio 2012—2016. Y como no podría ser de otra manera, los ciudadanos que pertenecemos a la diáspora Dominicana, nos mantenemos con especial expectación ante un futuro incierto de nuestro país y donde el gobernante nos dice que la economía “va bien”, pero el bolsillo del ciudadano dice que no, entonces algo está fallando.

En esta ocasión, no voy abordar los temas centrales de la contienda Electoral ni la agenda política, aunque si es pública y notoria la sistemática omisión del candidato oficialista Danilo Medina, a tapar algunas opacidades y vergüenzas ajenas engendradas en las entrañas del poder compartido, que vinculan a algunos de sus colaboradores más cercanos. Sino el estilo extraño y errático de su campaña electoral, donde un candidato oficialista nos pretende hacer creer, que es de “oposición” y que no representa al continuismo, por el contrario enarbola el cambio y la alternativa de solución a nuestros problemas endémicos que padece el país.

Es de manual, que los publicistas y estrategas de los partidos políticos encuentren un slogan en su justa medida, que irradien la imagen de los candidatos presidenciales con más o menos fortuna y se erija como la seña de identidad ante el imaginario social. Por ejemplo el candidato de PRD Hipólito Mejía, ha marcado la diferencia con un lema modesto que no nos dice nada y dice todo “LLEGO PAPÁ”. Nada por cuanto aquí, no hay que razonar ni buscar explicaciones sesudas en su contenido y dice todo por que nace de la emotividad de la gente que le reconoce y pese a ese paternalismo que algunos pretenden achacarle con mala fe, tiene su origen en el “corazón del pueblo”, allí radica el punto de inflexión para el éxito de su campaña electoral.

Por el contrario, el candidato oficialista Danilo Medina, ahora más humanizado en su imagen respecto de la que presentaba en el año 2000, ha logrado una cercanía mayor con la gente, es verdad, lo que no se puede decir de su eslogan de campaña, un tanto enrevesado. No termina de cuajar, a estas alturas e insiste en el formato que cuesta tanto asimilar, para entendernos mejor diríamos: parece un trabalenguas.

“Corregir lo que está mal, continuar lo que está bien, para hacer lo que nunca se hizo” en República Dominicana. No es el único hay otros, “un tiempo nuevo”, “no vengo a prometer vengo a hacer” “equidad social con crecimiento y distribución”. Como ven es un monumento colosal a las generalidades y sobre todo un refrito que tiene poca credibilidad; a la vez rompe algunas reglas de oro en la creatividad publicitaria. Analicemos pues en estas líneas, el eslogan del candidato del PLD Danilo Medina.

Es que probable que Francisco Javier Garcia, coordinador general de la campaña del PLD se haya despistado y no repare en este detalle que no es menor, aunque ya es tardío. La impronta que guía la campaña electoral es la opinión pública y esta exige cambios y no continuidad. Danilo Medina no dice que es el candidato oficialista con énfasis, pero lo es en la realidad, muchas veces se presenta contestatario pero no es de la oposición, ¿entonces qué es? Esto ha ocasionando confusión y es probable que sea la causa que explicaría el estancamiento en la valla electoral, evitando así una evolución positiva en la intención de voto a su favor. También lo mediático ha tenido su protagonismo. Las luchas intestinas por los espacios de poder al interior del PLD han ocasionado cierto agrietamiento, al momento de incorporar a doña Margarita en la plancha presidencial, en contraposición a lo que se piensa.

“Corregir lo que está mal”, es un disparo directo al corazón de la gestión del presidente Leonel. Habría que decirlo, con meridiana claridad. Se está refiriendo acaso, a una falta de política de transparencia en la gestión y manejos de los dineros públicos, se está refiriendo a una lucha frontal contra el narcotráfico y sus redes anquilosadas en el poder gubernativo, se está refiriendo al lavado de activos que está infestando la economía de la República Dominicana, o la construcción de las obras públicas faraónicas en la capital u otras regiones donde el engorde de algunos funcionarios no es más que el soborno, pan de cada día. Pues si esto es así, hay que corregirlo, empero no dice que ello está sucediendo en su gobierno Sr. Medina, dígalo que el pueblo dominicano se lo va agradecer.

“Hacer lo que nunca se hizo”, es una frase indeterminada, hueca si no se le da contenido. El fraseo está muy bien; bien como letrillas de una bachata – que me encantan dicho sea de paso – pero no para la envergadura de un aspirante a la primera magistratura del país. Tanto para el continuismo o la alternancia política es un axioma que debe regir como si de una oración se tratase. Puede que ello se traduzca en pactos de estado, como el de la Moncloa en el caso Español, resulta insoslayable para el desarrollo de nuestro pueblo. Hay una agenda históricamente pendiente, que debe partir con la erradicación de la infame inequidad y desigualdad que nos ha lastrado. La política energética, las políticas a mediano y largo plazo no solo en el marco del crecimiento sino en el desarrollo, que no es igual. Sobre esto tampoco se ha pronunciado ni por asomo, y ello tampoco se puede subsumir en la frase en cuestión.

Lo cierto que, a esta altura del calendario electoral, la propuesta y candidatura presidencial del PLD con Danilo Medina y Doña Margarita tendría que estar consolidada, tal como lo pronosticaban sus áulicos, con una tendencia al alza significativa en las cotas de las preferencias electorales frente a un denostado candidato del PRD Hipólito Mejía. Parece que ni la parafernalia de la propaganda oficialista, ni las inauguraciones oficiales son suficientes. Al parecer el mito que, se cernió en torno a la candidatura a la Vice – presidencia, como si se tratara de un dream team, tampoco ha sido el punto de quiebre, para este despegue.

Por último las empresas encuestadoras han publicado – hay para todos los gustos – unos datos electorales cuyos dígitos favorecen al candidato del PRD Hipólito Mejía, el día de hoy, pero este no se confía y sigue trabajando arduamente con sus bases y la ciudadanía. Alguna encuestadora estrábica pretende alinearla en el marco de un empate técnico con el candidato oficialista lo que revela una tendencia manifiesta por no decir sospechosa. Lo evidente es que, la derrota temporal del candidato oficialista Medina es una constante, cuya baza mayor fue la inclusión de la primera dama en la plancha presidencial y que no ha surtido el efecto esperado. Acaso, no será que estamos asistiendo a la antesala de una derrota anunciada del candidato oficialista DANILO MEDINA, pues el camino ya lo conoce, perdió ante el mismo contrincante y la postulación presidencial. ¿Se repetirá la historia? Tiempo al tiempo.

Facebook Comments