La Razón y el Sentido Común

Juan Jose Sanchez Nuñez

Reflexiones

La razón y el Sentido Común, Planteado desde la razón pura, muchas veces nos olvidamos del sentido común, una forma de juzgar razonablemente las cosas, sin necesidad de que una determinada información esté comprobada científicamente; lo único que importa es que la mayoría de las personas lo consideran cierto.  Dependiendo del momento, la situación y las circunstancias adopta una postura, que es la que cree más adecuada y conveniente de acuerdo con sus propios deseos y convicciones. El sentido común podría ser descripto como una forma racional y sensata de actuar. Se supone que el sentido común es aquel que nos hace comportarnos tratando de hacer cada situación lo mejor posible para nosotros y para otros. El buen sentido es el que mejor está repartido entre todo el mundo. René Descartes (1596-1650) Filósofo y matemático francés.

La razón, Real Academia Española (RAE)  reconoce más de diez acepciones de esta palabra, entre ellas la facultad para pensar, reflexionar e inferir, el argumento, que se expone en respaldo hacia una determinada cosa, el motivo o causa. Desde la perspectiva de la filosofía, la razón es la habilidad en virtud de la cual el hombre no sólo logra reconocer conceptos sino también cuestionarlos. De esta forma, consigue establecer su coherencia o contradicción y puede inducir o deducir otros diferentes a los que ya conoce. Por otra parte, pueden mencionarse dos grandes tipos de razonamiento: el deductivo (opción que considera que la conclusión está implícita en las premisas) y el inductivo (variante que obtiene conclusiones generales de algo particular).

Muchas veces, no aplicamos estos conceptos, tan elementales en el diario vivir, y nos lleva a cometer errores, que asumimos de manera individual pero que afectan en el colectivo social sobre en que se tomen (las decisiones).

Es por ello que muchas veces escuchamos, en  conversaciones y actuaciones, que apliquemos el sentido común,  que es menos común de los sentidos, ese juego de palabras que parece tan sencillo, pero  que generalmente no usamos por múltiples razones de índole individual, por razones personales, en fin por intereses.

Intentar imponer por la fuerza, sin utilizar los  criterios del sentido común y la razón, normalmente nos lleva generar conflictos innecesarios.

 

Facebook Comments