La RD frente a Haití

Los dominicanos debemos replantearos nuestra visión sobre Haití, verlo con un criterio de utilidad económica y productiva.
Realmente Haiti es un área de terreno que es parte de nuestro espacio vital. Son las tierras pertenecientes al Cacicazgo de Marién del Cacique Guacanagarix y del Cacicazgo de Jaragua de la Cacique Anacaona.
Por desgracia, los franceses insertaron ahi millares de individuos primitivos traídos del África a partir del Tratado de Basilea de 1795, cuando España le cedió ese territorio.

Debemos -como política de Estado- proponernos y de alguna manera controlar política y económicamente a Haiti y el movimiento de su población. Y ver ese territorio como área a explotar, con potencial para impulsar nuestro desarrollo.

EL AUTOR es activista politico. Reside en Santo Domingo.

Nosotros deberíamos visualizar explotar su territorio, estar explotando las minas de Haiti. Y su población debemos verla como fuente de mano de obra para impulsar nuestro desarrollo y exportaciones. Para maximizar nuestra producción y exportaciones.

Al tiempo que los ayudaremos a desarrollarse, a librarse de su hambruna eterna y fortalecer sus instituciones.

Pero, primero hay que poner orden aqui. Construir el muro, repatriar los indocumentados y parar con el actual desorden migratorio, además de la corrupción y la impunidad.

Ya que con el modelo actual, ni siquiera nuestra clase politica se propone que nosotros debemos explotar nuestras minas, nuestra clase política prefiere entregarlas (por sobornos), que explotarlas.

RD requiere de un liderazgo político reformador, comprometido con el establecimiento de una verdadera división de los poderes públicos, comprometido con la patria en convertirla en potencia para explotar con eficiencia ambas partes de la isla.

proyectoquisqueyapotencia@gmail.com

Facebook Comments