La salubridad en la isla de Santo Domingo

  • Por CARLOS McCOY

El destacado médico haitiano Dr. Jean William Pape, ha dado unas declaraciones al periódico Le Nouvelliste, que deben ponerle los pelos de puntas al pueblo dominicano y principalmente a nuestras autoridades sanitarias.

El Dr. William declara, según el citado periódico en su edición del 18 de enero del presente año que: “En el 2018 debemos cambiar el paradigma. El estado debe dirigir sus inversiones en salud hacia la medicina preventiva, que es más fácil y más económica”.

 “En lugar de construir hospitales, debemos ir a la prevención”, siguió diciendo el destacado galeno. “Por ejemplo, sabemos que las vacunas protegen y que nuestra cobertura de inmunización es la más baja de la región”.

“Al mismo tiempo, la cobertura de vacunación se ha reducido desde 2012. Las enfermedades olvidadas están resurgiendo debido a la baja cobertura de vacunación”, agregó.

Dijo que “la construcción de hospitales ha fracasado como ha sido el caso del Hospital Saint-Michel de Jacmel de $ 35 millones, financiado por la Cooperación Japonesa ($ 20 millones) y la Cruz Roja Canadiense ($ 15 millones)”.

“Más de un año después de su inauguración, el Hospital no cumple su misión. Se enfrenta a una multitud de problemas, incluida la falta de personal, insumos, equipos, energía, pero especialmente financiamiento”.

“El mayor fracaso fue el hospital de Providence en Gonaïves, que costó $ 30 millones canadienses.  El acuerdo fue que la cooperación canadiense construye el edificio y que el gobierno haitiano asuma la gestión de este hospital. Al final, el gobierno no mantuvo su compromiso”.  Se quejó el Dr. Williams.

Estamos hablando de las declaraciones de un médico que construyó en Puerto Príncipe, Haití,  el Centro GHESKIO, la primera institución en el mundo dedicada a la lucha contra el VIH/SIDA y uno de los expertos de las Naciones Unidas en ese campo.

La combinación de baja cobertura en vacunación y la paralización en las construcciones de hospitales en ese país, es la  invitación a una pandemia en toda la isla.

De ahí nuestra preocupación y el alerta a las autoridades del Ministerio de Salud de la República Dominicana, anta la potencial expansión de la avalancha de enfermos hacia la parte oriental de la Española.

Nuestra Cancillería debe darle seguimiento a las denuncias de este reputado facultativo. Cada día es más agresiva  la penetración de ilegales haitianos en nuestro país, ante la increíble pasiva mirada  de nuestras autoridades. Con el agravante de que ahora, no solamente vienen en busca de trabajo, sino también de educación y salud.

Internacionalmente tenemos que comenzar un programa denunciando las  irresponsabilidades de las autoridades haitianas.  Es perentorio que la Cruz Roja Internacional, la ONU y la OEA, entre otras instituciones multinacionales,  les pongan atención a un  problema que pudiera convertirse en un caos sanitario regional.

La queja no la está haciendo un dominicano xenófobo y racista,  la hace uno de los profesionales haitianos con mayor prestigio internacional en el área de la medicina, preocupado por el derrotero que está tomando el sistema sanitario de su propio país.

Facebook Comments