Las ONG españolas crecerán unidas

Las organizaciones de asistencia social formarán una gran coalición que englobe a todas bajo una sola identidad y refuerce su papel como agente social. Cruz Roja, ONCE y Cáritas se plantean liderar la alianza, que contará con otras asociaciones como Red de Lucha Contra la Pobreza y la Plataforma del Voluntariado.

Así lo explica la subdirectora de la Fundación Cepaim y miembro del Foro para la Integración de Inmigrantes, Rosalía Guntín, quien señala que “el proceso está avanzado” y sitúa el inicio de actividades del nuevo grupo para “finales de este año o principios de 2012”.
El tercer sector social engloba las actividades de organizaciones sin ánimo de lucro. La coyuntura económica y la dependencia de recursos públicos han afectado a este grupo, que pierde poder frente a la Administración y adolece la escasa viabilidad económica de muchas de sus entidades. “Las organizaciones creemos cada vez más que debemos dejar de ser chiringuitos y formar un sistema en red donde nos coordinemos con mayor eficacia y se nos escuche de verdad”, asevera Guntín.
La futura coalición pretende revitalizar la posición del sector social como interlocutor ante la Administración pública. “Queremos formar un lobby que represente a las organizaciones de acción social y manifieste nuestras peticiones e inquietudes”, continúa Guntín, “respetando a otros agentes sociales como sindicatos y empresarios”. La vicepresidenta de Cepaim critica que “hoy los presidentes de los países europeos sólo hablan de bancos y dejan de lado temas también importantes como la cohesión social y la integración”.
La financiación es uno de los principales escollos a los que se enfrentan las entidades sociales, pues el 61 por ciento de sus ingresos provienen de fondos públicos, según informa la Plataforma de ONG de Acción Social. El subdirector de Programas de Integración de la Comunidad de Madrid, Javier Sánchez, confirma que “las subvenciones se han reducido” y señala que la política general en todas las administraciones es la de “controlar mucho los gastos”.
La Comunidad de Madrid destinó en 2008 más de 9 millones de euros a la subvención de programas de integración, mientras que en 2011 la cifra apenas superó los 5 millones. Debido a esta falta de recursos, “muchas organizaciones se ven obligadas a cerrar actividades como centros de alojamiento temporales o de integración”, según Ana García, coordinadora de la ONG madrileña Karibu.
El tercer sector de acción social aglutina en torno a 29.000 entidades, con 500.000 empleados, es decir, el 2,5 por ciento del empleo en España. Asimismo, este grupo cuenta con la participación de 900.000 voluntarios. La gestión económica del grupo alcanza anualmente 15.519 millones de euros, lo que supone el 1,7 por ciento del PIB de España, y presta un servicio directo a más de 5 millones de personas, según informa la Fundación Luis Vives.

Facebook Comments