Liga beisbol Michael J. Buczek en Alto Manhattan iniciará entrenamiento 2015

Liga beisbol Michael J. Buczek en Alto Manhattan iniciará entrenamiento 2015

                
Por Ramón Mercedes
Nueva York.- La pequeña liga de beisbol del Alto Manhattan y que lleva por nombre Michael J. Buczek, el oficial policial del precinto 34 asesinado por los señalados narcotraficantes dominicanos Daniel Mirambeaux, Pablo Almonte y José Fernández en octubre de 1988, iniciará los entrenamientos correspondiente al 2015 en la escuela PS 48 que también lleva el nombre del oficial policial acribillado, la cual está ubicada en Broadway con la calle 187, en el mismo corazón del vecindario criollo de Washinghton Heights.
Oficiales de la policía de Nueva York, junto con miembros de la comunidad se ofrecen como voluntarios para entrenar y capacitar a jóvenes jugadores de los vecindarios de Washington Heights e Inwood de cada año, donde veintenas de uniformados desfilan junto a cientos de niños de origen dominicanos por Broadway. Desde 1989 más de 20 jugadores han pasado a convertirse en agentes de la policía en la urbe.
El 18 de octubre de 1988, a las 9:45 p.m, Buczek y su compañero, el también policía de apellido Barbato, respondieron a una llamada de la calle 161 y cuando llegaron observaron varios hombres que huían por las escaleras del inmueble y mientras los oficiales los seguían, y uno de los sospechosos sacó un arma y disparó hiriendo mortalmente en el pecho al oficial de tres balazos.
El oficial Barbato devolvió el fuego y luego regresó para auxiliar su compañero caído. Buczek fue llevado al Hospital Presbiteriano de Columbia, donde murió poco después. Tenía 24 años de edad.
Mirambeaux, el principal acusado huyó a la República Dominicana al igual que los otros dos y en junio de 1989 poco antes de ser entregado a los Estados Unidos, cayó desde la tercera planta del edificio de la policía dominicana, sin que hasta ahora se haya aclarado su muerte, aunque en el parte oficial se dijo que se suicidó para no enfrentar la justicia norteamericana en Nueva York. Los otros dos fueron extraditados y condenados a 25 años de cárcel a de por vida.
En esa época, el Alto Manhattan figuraba como uno de los distritos de la ciudad con más altos índices de crímenes a todos los niveles, especialmente el narcotráfico y cuando las bandas de narcos se mataban entre sí por el control de la venta de crack en las calles del vecindario.
Fue un tiempo muy difícil, de mucho terror e inseguridad en las calles, situación  que pudo ser controlada gracias a la iniciativa del entonces alcalde Rudolph Guiliani denominada «Operación Escoba» y que contó con el respaldo del presidente Bill Clinton. Desde entonces miles de dominicanos involucrados en el narcotráfico han sido arrestados y condenados a largas sentencias de cárcel, además de ser repatriados a su país natal.
Facebook Comments