Los Ángeles implementa el “día sin carne” en los colegios

 

Lunes sin carne (Meatless Mondays) es la nueva iniciativa que implementa la ciudad de Los Ángeles en su intento por mejorar la salud de sus niños pero también como un complemento a sus políticas ambientales. De ahora en adelante más de 1.000 colegios públicos de la ciudad ofrecerán un menú vegetariano una vez a la semana.

 

“Los alumnos pueden seguir trayendo de casa sus sándwiches de pavo. Pero en las cafeterías y comedores de los centros escolares no se venderán ni ofrecerán estos productos los lunes, y esto es algo bueno para ellos”, explicaron los portavoces de la Angeles Unified School District, organización que dirige la campaña. En 2011 la ciudad prohibió la venta de bebidas con altas dosis de azúcar como las malteadas de chocolate con la intensión de avanzar en la lucha contra la obesidad infantil.

 

Las autoridades locales reconocen que se trata de un gesto simbólico pero que debe llevar a las familias, maestros y niños a reflexionar sobre otras opciones alimentarias. “Comer menos carne puede ayudar a revertir algunas de las enfermedades más comunes de nuestro país, como es la obesidad”, declaró la concejal Luke Perry. Se calcula que en Estados Unidos el 35% de las mujeres y hombres están en sobrepeso o padecen obesidad. Entre los menores de 12 años se estima que un 17% sufre el mismo problema. La obesidad está vinculada con unas 300.000 muertes al año en EE UU.

 

La ex primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, asumió la lucha contra el sobrepeso y la obesidad como una de sus principales campañas y abogó por mejorar la dieta de los niños en todo el país. A través de la campaña Vamos a movernos (Let’s move) invitaba a los ciudadanos a incrementar el tiempo dedicado al ejercicio y también a realizar un cambio en la dieta para incorporar más vegetales.

 

La ciudad de Los Ángeles no es la primera que se suma a esta tendencia. Desde 2003 algunas escuelas en Nueva York y San Francisco ya han experimentado con medidas similares. En otros países como Reino Unido, Bélgica, Brasil, Australia, Israel, Canadá y Croacia existen campañas similares.

 

Además de la importancia de reducir el consumo de carne para la salud, los promotores de la iniciativa argumentan que las dietas vegetarianas tienen ventajas ambientales. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) calcula que la producción de ganado es responsable de hasta el 18% de las emisiones de gases invernadero. Constituye uno de los principales motores de deforestación en países en desarrollo.

 

California, que acaba de salir de una crisis hídrica que se prolongó por cinco años también tiene razones relacionadas con su acceso al agua para pensar en un nuevo menú. El profesor David Pimentel, del Departamento de Ecología de la U. de Cornell, calculó años atrás que para producir 1 kilogramo de papas se necesitan 500 litros de agua, 900 litros para 1 kilogramo de trigo, 3.500 litros para 1 kilogramo de carne de pollo (comestible) y 100.000 litros para 1 kilogramo de carne de vaca.

 

Los veganos son una población en crecimiento dentro de Estados Unidos. Se estima que hoy representan el 2,5% de la población lo que equivale a 7,5 millones de ciudadanos.

Facebook Comments