Los diputados de ultra-nada

renderimagen (1)Por JOSE C. NOVAS

EL AUTOR es comunicador e historiador. Reside en Nueva York.

He leído que en Irlanda se debate la posible eliminación de los miembros del Parlamento para ahorrar impuestos a los contribuyentes de aquel país. De inmediado me salta a la memoria el caso de los llamados diputados de ultramar en el Congreso dominicano.
Esa gente fue llevada a la legislatura con la esperanza de que levanten la mano a favor de más de un millón de dominicanos que vive fuera del país, que pagan impuestos pero no reciben nada a cambio. Se sabe que el producto interno bruto dominicano (PBI) depende en gran medida de las remesas que envian a sus familias desde ultramar los dominicanos. Aun así, no somos retribuidos en justa medida, la que merecemos.

Los siete descarados en el Congreso, van para un año de haberse juramentado. Desde entonces cobran sueldos de lujo, disfrutan privilegios de exoneraciones de autos de lujo, con dietas, viáticos, secretarias, choferes, se alojan en hoteles de primera, hasta servicios de teléfonos móviles, todo eso sale de la cartera del contribuyente. A casi doce meses y después de una inversión multimillonaria, no ha sido aprobada una sola ley para beneficiar al dominicano en el exterior. Que vergüenza, debieran renunciar todos.

Y cabe preguntar, ¿Cuánto más habrá que esperar? El día que se surja una Ley por iniciativa de esos cobra cheques en el Congreso dominicano, ¿cuánto le habrán costado a los contribuyentes? Si fuéramos un pueblo inteligente, le siguiéramos los pasos a los irlandeses. A esos ineptos hay que enrrostrarle para que entiendan, que cuando un servidor publico no hace el trabajo, la solución es que se vaya. Fuera esa plaga.

Facebook Comments