Los inmigrantes hacen las maletas mientas las compañías aéreas hacen su Agosto en Navidad

Guillermo Morales--http://legalcity.es

Guillermo Morales-legalcity.es

Algunos nos dan palmaditas a la espalda y dicen “que te vaya bien” mientras dejan escapar una sonrisa hipócrita. Otros nos despiden a patadas por donde Dios perdió la vergüenza para no decir una expresión malsonante o vulgar. Pero no somos pañuelos para esconder resfriados ni despojos para tirar a un contenedor de basura. Los políticos y la sociedad a la que contribuímos en su crecimiento económico hoy nos da la espalda para esconder sus miserias. Nuestros hombros no pueden sostener más peso pero se nos culpa de la crisis. La misma sociedad y los mismos políticos que dentro de unos años, cuando la furia se disipe, volverán a gritarnos: “regresad que os volvemos a necesitar”. Alguien tendrá que pagar las pensiones del futuro de una sociedad que envejece.

El futuro de la inmigración en España es lánguido, desesperanzador, mustio. Las compañías aéreas hacen su Agosto en Navidad transportando a familias enteras de inmigrantes que, cual tropel famélico de inmigrantes hirsutos regresan a casa. A la casa de donde nunca se fueron.
Por un lado el Partido Popular anunciando lo que ya había dejado escrito “en letra pequeña” el Gobierno Socialista en el RD 557/2011 -que entró en vigor el pasado 1 de julio- y que establece en su artículo 124. 4 que “Por Orden del titular del Ministerio de la Presidencia a propuesta de los titulares de los Ministerios del Interior y de Trabajo e Inmigración y previo informe de la Comisión Laboral Tripartita de Inmigración, se podrá determinar la aplicación de la situación nacional de empleo a las solicitudes de autorización de residencia temporal por razones de arraigo social.”

Todo parece indicar el PP se encargará de dar luz verde a lo que dice la “letra pequeña” y se estima que de hacerse efectiva esta Orden Ministerial, cerca de un millón de inmigrantes podría continuar en situación irregular en España. A esa cantidad de inmigrantes habría que sumarle cifras incalculables consecuencia de lo que se ha dado en llamar “irregularidad sobrevenida”; es decir, extranjeros que tienen permiso de residencia y/o permiso de residencia y trabajo y que por no contar con “medios económicos” (contrato de trabajo) se verían imposibilitados de renovar sus permisos.

España ha dejado de ser refugio para quienes soñaron con la justicia social y con una vida mejor. Y si la tierra prometida existe, al menos en este país no es. Así las cosas, se estima que el 82% de los inmigrantes no comunitarios tiene graves dificultades para llegar a fin de mes. Como consecuencia, el riesgo de pobreza y exclusión social es el doble de alto para las familias inmigrantes que para las familias españolas. Ya muchos han comenzado a hacer sus maletas. La población inmigrante mantiene la tendencia a la baja tras el inicio de la crisis económica, y en Catalunya hoy ya se registra un descenso de 19.476 ciudadanos extranjeros empadronados respecto al año anterior.
La situación en España es terriblemente alarmante. No solos los inmigrantes comienzan a abandonar el país. El número de personas que salen de España en busca de oportunidades ya supera al de quienes llegan en busca de trabajo. Las navidades confirmarán la llegada a España 450.000 personas (351.588 lo han hecho hasta septiembre) frente a las 580.850 que saldrán en busca de oportunidades (407.214 hasta septiembre), con lo que el saldo migratorio será negativo en 130.850 personas.

Atrás quedan las ilusiones y los sueños rotos. La utopía de una vida mejor no fue más que eso, una triste utopía. Maletas vacías de sueños y cargadas de pesadillas. El sabor amargo del fracaso o tal vez la tristeza de saber que de esta forma les hemos pagado.

Facebook Comments