Los valores al final prevalecen.

wilsonWilson A. Ferreras F.
Wilanfe69@hotmail.com
 Barcelona, España
De la más fértil de las vida, lamentablemente surge la muerte, muchas veces nos alcanza en lo que se supone la flor de nuestra existencias; otras veces es fértil y abundante, pero al final sólo es eso, ese tiempo que se nos permite estar en este mundo terrenal, unas veces justo y otras no tanto, nuestra  propia naturaleza egoísta no nos permite darnos cuenta que nuestro tiempo es limitado y que indefectiblemente pasara, no obstante los actos que seamos capases de emprender, son los que al final significaran la diferencia.
No practiquemos la mezquindad ni la indiferencia, luchemos con todas nuestras fuerzas para que nuestra limitada existencia sea lo más prospera posible, involucrándonos en cuerpo y alma en mejorar cada día nuestra propia humanidad y la de nuestros congéneres, no es propio que cuando nos alcanza la desgracia intentemos descargar nuestras frustraciones en culpar a otros de nuestras propias desgracias, aunque es propio de nuestra imperfecta humanidad, no es prudente, no es correcto.
Respetemos a los demás, aun que no estemos de acuerdo con ellos, al final todas las opiniones cuentan por más descabelladas o absurdas que nos parezcan, sólo es asunto de formas, nunca será prudente que apelando a nuestra propia desgracia la utilicemos para descargar nuestras frustraciones en nuestros propios congéneres, que al final probablemente no son responsables de nuestras miserias, la fuerza de la moralidad con que actuemos será al final la que determine como se nos recordara una vez que hayamos dejado de existir, por lo que sólo nosotros al final seremos los responsables de cómo hemos vivido.
Cuando se construye una vida observando valores morales adecuados, normalmente se culmina al final de nuestros días, con una gran satisfacción espiritual, pero sí en cambio, vivimos de forma inmoral, la naturaleza misma terminara encontrando la forma de pedirnos cuentas por nuestros actos, seamos pues prósperos en el amor la humildad y la tolerancia con todo lo que nos rodea.
Es una sabia decisión de vida, ser responsable con nuestro entorno, teniendo bien en cuenta no contaminar ni lacerar los individuos con los cuales cohabitamos, no importando la naturaleza de estos, respetando especialmente al conjunto que lo componen. No importando el nivel que ocupen en el espacio, sean estos(as) animada o no, defiende siempre con gallardía la tolerancia de las especies y la diversidad.
Si así lo hicieres notaras la diferencia y estará contribuyendo con un mayor equilibrio en el entorno que cohabitas, se justo y noble de corazón que sea esta tu gran contribución de vida.

Facebook Comments