Madrid se manifiesta en recuerdo del primer asesinato racista

Se cumplen 25 años del primer asesinato racista en España. Fue la noche del viernes 13 de noviembre de 1992 en el distrito de Moncloa-Aravaca. A Lucrecia Pérez la mataron cuatro enmascarados, de extrema derecha, que querían recuperar “su discoteca” “Four Roses”, un local que en otros tiempos fue centro de diversión de alta sociedad, para la gente “guapa”.

La dispararon porque querían “dar un susto a los sudacas”. Los asesinos de extrema derecha estremecieron a una sociedad que hasta entonces, no se había planteado los asesinatos racistas.

La antigua discoteca, que ya no existe, estaba en la carretera de La Coruña, en el distrito de Aravaca. El distrito de Madrid con más poder adquisitivo. Los asesinos dispararon indiscriminadamente contra los dominicanos que cenaban a la luz de las velas.

La bala que mató a Lucrecia Pérez Matos, de 33 años, una bala del nueve largo Parabellum, de uso policial y militar. Lucrecia que llegó a España un mes y tres días antes, resultó alcanzada por dos tiros, uno de ellos en el corazón, matándola casi en el acto. Hubo otro herido grave, Augusto César Vargas, también dominicano.

La conexión del crimen con la ultraderecha se defendía, por las pintadas y carteles repartidos en aquella época por Aravaca, donde se leían “INMIGRACIÓN STOP Primero los Españoles” (Juntas Españolas); “Defenderse contra la invasión” (Grupo Covadonga), o pintadas: “Fuera Negros. N.J.” (Nación Joven).

El arma utilizada y su parafernalia apuntaron desde el primer momento, su autoría a grupos de extrema derecha, ligados a algunos elementos policiales, dado el arma y la munición utilizada.

 

diario16.com

Facebook Comments