Michel Camilo “España me ha permitido volar libre de una música a otra”

Tenerife.- El pianista dominicano Michel Camiloregresa el sábado a las Islas Canarias para presentar su último experimento, Mano a mano, el resultado de una alquimia musical donde cuenta con la complicidad de Giovanni Hidalgo (en la percusión) y Lincoln Goines (bajo).

-Trae a la Isla Mano a mano, donde se sube al escenario con una formación por la que siente especial querencia, el trío…

“Todos mis tríos son muy especiales. Ésta es la primera vez que suplantamos la batería por la percusión latina, por las congas, el timbal, los bongós…, con lo que tenemos muchos colores y texturas. Todo esto, con la voluntad de hacer un latin jazz más profundo. El disco se llama Mano a mano porque cada instrumento lo tocamos con las manos; también porque es un combate amigable, un intercambio de complicidad y, además, porque refleja la amistad que une a tres músicos en torno a un proyecto”.

-Su relación con España es muy intensa. Desde los discos con Tomatito hasta su participación en Calle 54. ¿Qué ha descubierto Michel Camilo en este encuentro con nuestras músicas?

“La libertad creativa. También he colaborado con Ketama; con Ana Belén en el proyecto sobre García Lorca; en bandas sonoras con Fernando Trueba y Martínez Lázaro… España me ha proporcionado el poder volar libre de una música a otra, con experimentos y mestizajes de todo tipo. Y aquí también aludo al proyecto Tenerife, uno de los grandes momentos de mi vida”.

-Y de forma mucho más amplia. ¿Qué aprende un artista de las colaboraciones con otros músicos?

“Hay que ser consciente de que nunca se llega a aprenderlo todo. A partir de esa actitud, nunca dejarás atrás al niño curioso. Tengo la fortuna de haber trabajado con muchos grandes artistas: Mongo Santamaría, Tito Puente, Herbie Hancock, Chucho Valdés… o ahora mismo, Giovanni Hidalgo. De lo que se trata es de nutrirte y crecer con lo que cada uno te ofrece”.

-¿Qué han aportado al jazz los artistas latinos?

“Yo hablaría de dos eras. Una, laquefuedelosaños30alos60, con figuras como Mario Bauzá o Machito, que trabajó con Charlie Parker y Dizzy Gillespie, y por supuesto, Chano Pozo. En los 70 hubo un puente hacia los 80 que estuvo representado por la salsa, fue la época de la Fania, donde la salsa arrasó. A mediados de esa década pasa un fenómeno muy interesante: con la llegada de los marielitos a Estados Unidos, en Norteamérica irrumpen los nue- vos ritmos afrocubanos. Y eso fue justo lo que catapultaría a mi generación, que hicimos todo tipo de experimentos con nuevos ritmos, con nuevas claves latinas. Es un camino que, desde la tradición, ha ampliado horizontes rítmicos mirando siempre al futuro y, a la vez, también tiene en cuen- ta el trabajo de los maestros norteamericanos del jazz”.

-Posee formación en música clásica. ¿De qué modo se refleja ese conocimiento cuando hace jazz?

“Trato de escribir composiciones que tengan estructura, arquitectura; que no sea sólo melodía, sino que posea interludios. También busco el contrapunto, rítmico, armónico y melódico. La formación clásica me permite emplear todo tipo de recursos”.

-¿Cómo encara el estudio de grabación y los directos?

“El directo es algo que uno cap- tura dentro de sí para poder llevarlo al estudio de grabación. De lo contrario, hacer un disco sería algo muy frío. Para mí siempre el directo es anterior al estudio. Su magia es única. Y más aún, en el mundo del jazz, porque nunca se repite un concierto. Lo mejor del jazz es, precisamente, explorar una misma pieza y hacerla de diferente cada vez”.

-¿Cuál es el proceso habitual entre que surge en su cabeza la idea de una composición y la presenta ante el público?

“Suelo decir que mis composiciones no son realmente jazz o latin jazz. Las llamo música de cámara para sección de ritmo. El planteamiento es un diálogo constante entre los protagonistas de la obra. A menudo no comienzo siquiera por el piano, sino por una línea de bajo. Es algo parecido al diafragma de una cámara fotográfica: comienzo con un punto, con un pixel que se va ampliando y, según ocurre esto, las ideas se van conectando. Veo la música en base a colores, contrastes y texturas”.

Facebook Comments