Militares que aspiran a la presidencia de la República Dominicana

Pedro-Jesús-CandelierPor: Freddy Matos

 

Santo Domingo.- En los últimos años, en República Dominicana ha crecido la motivación de muchos militares, sobre todo con rango de generales, que aspiran a la Presidencia de la República por organizaciones políticas alternativas, muchos de ellos aprovechando el desgaste de los partidos tradicionales (PRD, PLD y PRSC) y su incapacidad de dar respuestas a problemas fundamentales, como son: juzgar a los que roban los fondos públicos, control de la delincuencia y criminalidad, alto costo de la vida, entre otros.

Por solo mencionar unos casos, tenemos el general(r) Pedro de Jesús Candelier, del Partido Alianza Popular (APA).El exmilitar y exjefe de la Policía Nacional, que en su momento propinó grandes bajas a la delincuencia, es catalogado como hombre férreo al que se le atribuye haber quemado un burro cargado de leña, porque el dueño del animal se negó a descargar los paquetes que Candelier consideraba eran fruto de la tala ilegal de árboles, cuando éste era director de Foresta.

Otro es el general(r)Rafael Percival Peña, férreo crítico de la gestión del expresidente Leonel Fernández y la actual de Danilo Medina, posiciones que ha mantenido participando en movimientos de reivindicaciones sociales.

En una reciente entrevista a este Multimedios DominicanosHoy Percival Peña informó que aspira a dirigir los destinos del país como candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Admitió que una vez instó un golpe de Estado contra el expresidente Joaquín Balaguer, para lo que pidió colaboración a la dirigencia del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), pero ésta se negó a colaborar.

También tiene intenciones de gobernar el país el General®, exjefe del Ejército Nacional, Jorge Zorrilla Ozuna, fundador del Partido Cívico Renovador (PCR).

Zorrilla Ozuna cayó en “desgracia” en el segundo mandato de Leonel Fernández, luego de aparecer un video donde el alto oficial repartía dinero en un mitin de campaña del entonces presidente Hipólito Mejía.

Por otro lado, está el exjefe de las Fuerzas Armadas (FF.AA), José Miguel Soto Jiménez, quien se ha propuesto llegar a la Presidencia de la República a través del partido V República.

Coincidentemente, los generales retirados mencionados han terminado como aliados al PRD, debido a la remota posibilidad de por sí solos alcanzar los votos suficientes para llegar siquiera a una regiduría, no hablar de la Primera Magistratura de la República.

 

Se recuerda que el extinto líder del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), doctor José Francisco Peña Gómez -no militar-, decía “esa ñoña me la tercio yo”, en alusión a colocar sobre su pecho la banda presidencial; de ahí el título de esta información.

 

Luces y sombras

República Dominicana, como en otras naciones, a lo largo de su historia ha tenido generales que se han manejado con luces y sombras durante su participación en acontecimientos para definir los destinos de la nación.

Uno de los más admirados y recordado es el general Gregorio Luperón, militar y político que fue Presidente provisional de la nación entre 1879 y 1880.

La grandeza de Luperón consistió en haber sido el principal héroe de la Restauración, proceso de guerra comprendido entre el 16 de agosto de 1863 hasta la salida de las tropas españolas el 11 de julio de 1865 y con el que se restauró el Estado nacido el 27 de febrero de 1844, el cual fue violentado como consecuencia de la Anexión a España el 18 de marzo de 1861, por parte del nefasto general Pedro Santana, donde el territorio dominicano fue incorporado al país europeo como provincia ultramarina.

Además de Pedro Santana, la historia dominicana registra otros gobiernos militares que dejaron muy mal sabor, como fue el de Ulises Hilarión Heureaux (Lilís), del 1 de septiembre de 1882 al 29 de enero de 1883; luego, a partir del 6 de enero al 27 de febrero de 1887 y desde el 30 de abril de 1889 hasta su asesinato en 1899. Su forma dictatorial condujo al país a la bancarrota.

Muy conocido en la historia reciente fue régimen de Rafael Leónidas Trujillo Molina, autoproclamado generalísimo, (1930 al 1961).Este régimen fue considerado uno de los más sangrientos del siglo XX por la represión contra la población, el culto a la personalidad y el robo de las riquezas nacionales.

Dictaduras militares en el mundo

África y el Oriente Próximo y América Latina han sido áreas comunes de desarrollo de las dictaduras militares, tales como las encabezadas por Mobutu Sese Seko, dictador militar del Congo, Muammar al-Gaddafi de Libia, Idi Amin en Uganda, de Gamal Abdel Nasser en Egipto y Saddam Hussein en Iraq.

En Latinoamérica el número todavía es mayor: la dictadura militar en Argentina encabezada por el general Jorge Rafael Videla, fruto de un golpe de Estado en 1976. En Chile, desde 1973, hasta 1990, Augusto Pinochet Ugarte y la dictadura en Bolivia del general Hugo Banzer, entre 1971 y 1978.

En Paraguay sobrevivió como dictador militar el general Alfredo Stroessner, quien dirigió ese país durante treinta y cinco años, desde 1954 hasta 1989.

También fue el caso de Perú, con Juan Velasco Alvarado, desde 1968 a 1975, denominado Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas, luego gobernado por Francisco Morales Bermúdez.

Otro dictador militar que se mantuvo por mucho tiempo fue Anastasio Somoza García, quien presidió Nicaragua entre 1936 y 1956 y estableció una dinastía familiar que se mantuvo en el país hasta 1979. También en Colombia, el general Gustavo Rojas Pinilla, (1953 y 1957).

La mayor parte de los dictadores militares latinoamericanos fueron formados en la Escuela de las Américas, institución que en el contexto de la Guerra Fría garantizó la fidelidad de los ejércitos latinoamericanos a la política exterior de los Estados Unidos. En el caso de América Latina se usó habitualmente como pretexto la amenaza del comunismo.

De acuerdo con expertos en política, una de las razones fundamentales para que se hayan dado esos fenómenos ha sido que las fuerzas armadas a menudo tienen más estructura institucional que los partidos políticos y demás entidades que interactúan en la sociedad.

Valiosa excepción

Una valiosa excepción sobre los gobiernos militares que ha tenido América Latina fue el fenómeno Hugo Chávez Frías, en Venezuela, coronel piloto que falleció este año 2013, a los 58 años, a poco tiempo de asumir lo que sería su cuarto mandato presidencial, tras ser reelegido en octubre pasado por tercera vez desde que llegó al poder en 1999.

 

dominicanoshoy.com

30ago/amodom

Facebook Comments