«No como antes… Pero nunca el silencio»…

Dr. O. Guillermo Guillermo H.Doctor en Medicina, Reside en Castilla y León

Dr. Omar Guillermo
Dominicano residente en Castilla y León

Antes se tomaban los fusiles y se llamaba a guerra civil. Antes mucho antes buscábamos las alternativas con violencia, con fuerza y con agresión. Hace un tiempo era común ver al pueblo dominicano realizar sus reclamaciones, demostraba su insatisfacción y se expresaba con incendiar neumáticos. Se buscaban ruedas de un vehículos, gasolina y fuego trayendo como consecuencia el bloqueo de las carreteras, llamando la atención inmediata de aquellos oídos sordos que aun sabiendo la explotación y abuso cometidos aparentaban solo escuchar al llamamiento del pueblo cuando se usaban estos elementos ligados al caos y a la desesperación, algunos lo vivieron con mucha frecuencia otros con menos y ya muchos no lo han visto. Este mismo modo de expresión popular era común en otros países. Aunque no podemos negar que en ocasiones hay quienes recuerdan y acuden a estos métodos, no obstante podemos decir que:

gracias al todo poderoso cada vez más vamos evolucionando y creciendo contra todo pronóstico la voluntad humana y siendo mucho más específicos la voluntad de los dominicanos siempre puede más y nos dirigimos a renunciar al caos por preferir la democracia y la libre expresión, ejemplo de esto es la manera en la que el pueblo demostró unidad, solidaridad y democracia al reclamar la protección del parque nacional los haitises y la no aceptación de la cementera, de igual modo fue evidente y llenó de orgullo la actitud del pueblo dominicano ante el reclamo del 4% para la educación donde de manera unánime, pacifica pero contundente la expresión popular se hizo sentir, esto nos acerca a los grandes países industrializado donde todos se ponen a una y expresan su mensaje frente a su gobierno y frente a el mundo.

Yo, así como muchos de la diáspora dominicana en Europa me sorprendió y me lleno de admiración tal madurez del pueblo dominicano lo que nos enorgullece a todos. Esta actuaciones antes citada me hizo pensar que eran tiempos donde no admitiríamos más las cosas desde el silencio, que renunciábamos a los actos de reclamos con violencia y que ya era evidente nuestro nuevo modus operandi como pueblo.
Todo esto dejo de ser admirable, dejo de enorgullecer y paso a ser es un pensamiento ilusorio donde el pueblo dominicano como tal aparenta que cambia al SILENCIO como modo de reclamo donde solo susurra tras bastidores los evidentes abusos y atropello del gobierno dominicano pero no los reclama.

«No como antes… Pero nunca el silencio»…
¿Como es posible que el gobierno trata de convertir la gestión gubernamental en un gobierno totalitario con el absoluto control de todos los estamentos del estado sin admitir equilibrio, oposición o simplemente otros pensamientos que difieran de su corriente?.
¿Como es posible que los medios de comunicación estén completamente condicionados a favor del gobierno y ya cuesta encontrar periodismo que defienda al pueblo o simplemente defienda y hablen de la VERDAD?. ¿Como es posible que se violan las leyes y sobre todo la constitución dominicana con una naturalidad impresionante?. ¿Como es posible que se abuse del dinero de todos y no exista un pueblo que lo reclame?. ¿Como es posible que fuera evidente la compra de cédula e incluso fueran protegidos los compra-cédulas por miembros de la policía electoral?. ¿ Como es posible que más de la mitad de la población votó en contra de la política actual, pero el gobierno con trucos y mentiras cambio la voluntad de un pueblo?
Podría escribir 200 lineas más de preguntas como estas a las que me gustaría escuchar al pueblo responder.

El Partido Revolucionario Dominicano quien se describe como instrumento de democracia a quien como ciudadano dominicano le agradezco sus aportes, en esto momento aparenta estar distraído y asumiendo un comportamiento tal cual fuera el continuo plan del actual gobierno dirigido por el astuto y maquiavélico cerebro del Dr. Leonel Fernández quien como jugando al poker ve a cada organismo o institución como simple ficha del juego y todos somos parte de su estrategia y plan ¿como, pero como hacemos SILENCIO a todo esto?.

«No como antes… Pero nunca el silencio»…
Nunca incentivaría al pueblo a tomar el fusil o a volver a reclamar como antes con la quema de neumáticos y lanzar piedras pero si a la lucha civilizada, organizada y sin violencia renunciando al SILENCIO y a la tolerancia del atropello.
Si se mantiene la auténtica democracia se mantendrá el civismo, si atentan contra ella provocaran el silencio de los cívicos.

Facebook Comments