NO PERMITAMOS EL TRUJILLISMO OTRA VEZ, YA HEMOS TENIDO SUFICIENTE

Por Bernardo Silfa Bor

Estas breves palabras están motivadas por las declaraciones que el candidato presidencial del PRD Hipólito Mejía emitió ante numerosos oficiales retirados de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, de nuestra República Dominicana, que  forman parte del Instituto de Generales y Almirantes en Retiro  a los cuales  dictó una conferencia sobre “Las Perspectivas de las Fuerzas Armadas en la República Dominicana”  y ante los cuales dijo: ¨ que hay muchas cosas del dictador Rafael L. Trujillo que se necesitan en los actuales momentos en la República Dominicana, entre ellas el servicio militar obligatorio y la forma y el estilo de gobernar del jefe¨. Y agrega: “Yo creo que hay muchas cosas del Jefe que se necesitan…yo no soy de los que tengo la patología esa de la libertad, la gente no necesita tanta libertad el poder hay que ejercerlo y el orden imponerlo” según publica Jorge Amarante en su blog de noticias bajo el título   Hipolito Mejia se declara admirador de Trujillo. SI GANA MANDARÍA JÓVENES OBLIGADOS AL EJERCITO .

Ahora bien, amparado en esas declaraciones de Mejía, debeo decirle a mi estimada y amada parte del  pueblo dominicano que aún tenían la intención  de seguir hasta el final de la campaña electoral a este señor llamado Hipólito Mejía, que ya tienen la pista certera, del perfil sicosociológico del candidato del PRD. Más prueba de insensatez y demencia,  más prueba de caminar, como el cangrejo, hacia atrás no se puede pedir. Después de tanta sangre derramada para lograr los vientos de libertades que soplan en la República Dominicana quien pensaría que un aspirante a gobernar la nación convocaría el nombre, las acciones y la gestión del tirano y el sátrapa dictador más sanguinario que ha dado la historia dominicana. Como cabe en la cabeza de un demócrata, como se supone deben ser miembros del PRD. Avalar   esos principios tiránicos y dictatoriales erradicados desde la constitución del 63 de Juan Bosch y muchos integrantes de aquel PRD, que diez años más tarde abandonaría Bosch no es de dominicano que amen a este país. El que piensa así no ama a esta nación.

No se equivoco Don Juan. Sabía que ese partido en vez de evolucionar a principios más democráticos involucionaba hacia el oscurantismo, hacia la degradación, hacia el clientelismo, la depravación y el corruptelismo. Y me sigo haciendo la misma pregunta: ¿es que en esta campaña el pequeño sátrapa que siempre se ha escondido en Hipólito a despertado manifestándose abiertamente? La sociedad dominicana, en su conjunto, tiene que estar ojo visor con este señor candidato a la presidencia por el partido blanco. Es que me temo que si Hipólito Mejía vuelve al gobierno todo el pueblo dominicano más temprano que tarde sufriría las consecuencias de un liderazgo traumático que se funda en formas atrasadas, viles, crueles y antidemocráticas cono son el tiranismo, el despotismo y el ditactorismo.

Este pueblo de avanzada, luchador, trabajador, forjador y labrador de su propio destino debe seguir marchando firme construyéndose, como lo ha hecho hasta el sol de hoy, el futuro más promisorios desde un presente de convivencia democrática, pacífica y en paz con el bienestar de la felicidad, la dulzura, la alegría y la grandeza que nos honra desde la misma fundación de la patria. No debemos jamás retroceder. Debemos hacer honor al verso del poeta que nos dice: ¨ Ni un paso atrás¨.  Esta debe ser nuestra prioridad. Hay que detener el retroceso. Hay que superar el pensamiento retrograda que manifiesta y representa el señor Hipólito Mejía.  Hay que seguir avanzando por nuestras futuras generaciones.

Conciudadanos míos, no es posible que quien, en estos tiempos de plena democracia, enarbole la bandera de Trujillo, merezca ni siquiera la condición de dominicano, menos de dirigirnos desde la Primera Magistratura. Por estas razones y muchas más, que todos conocemos, Hipólito Mejía no debe volver a gobernar.

Facebook Comments