¿No sabes qué perfume usar? Rosas y vainillas son las próximas tendencias para el 2013

 

0d00567a5f5dac1c631523e8c1523685_L

Cognac, ron, cacao, pimiento: no es la lista de la compra, sino una serie de aromas que se combinan en los perfumes para la temporada otoño/invierno. “En un sentido metafórico, los olores estarán para comerse”, asegura Elmar Keldenich, director de negocios de la Federación Alemana de Perfumerías.

 

La marca Joop mezcla la pimienta rosa con ron y tabaco claro para su perfume “Homme Wild”. También Calvin Klein apuesta por el aroma de los alimentos. “Encounter”, que acaba de lanzar hace unas semanas, combina ron, cognac, pimienta y mandarina con almizcle y cedro.

Tomates verdes, pimienta y cardamomo forman “Mexx Pure”, en el que toques de musgo y madera subrayan la masculinidad. Como es habitual en muchos perfumes, en la fragancia “Rebel at heart”, de Thomas Sabo, se mezclan diversas especias como comino, laurel, cardamomo y canela.

Otro perfume de reciente lanzamiento, “Santal Majuscule”, usa cacao y madera de sándalo, una combinación muy agradable para los días fríos, según Keldenich. “En el invierno muchos tienden automáticamente a usar perfumes densos en vez de variantes ligeras veraniegas. Es lo mismo que con la comida: Nadie quiere una sopa en verano, pero en invierno a muchos les encanta”.

Kaldenich añade otra nota típica de esta temporada: la madera de agar, muy rara y originaria de Asia que está presente en muchos perfumes de hombre. A menudo se la mezcla con aromas fuertes como el azafrán y el sándalo o notas típicas del invierno como el incienso, el liquen evernia y el cardamomo. Todo ello suavizado con un clásico: rosas.

“En los perfumes masculinos se están redescubriendo ingredientes tradicionales”, explica Martin Ruppmann, director de negocios de Fragrance Foundation. Durante mucho tiempo el olor a rosas fue rechazado, pero ahora vuelve con fuerza.

Serge Lutens lo trabaja como nota básica en “Santal Majuscule”. “Un acento más femenino de rosas” se encuentra según Ruppmann también en “Tom Ford Noir”, una fragancia masculina que sale a la venta este mes e incluye asimismo iris, nuez moscada y aceite de pimienta negra.

También entre las mujeres la rosa vuelve a ser estrella. Sobre todo en combinación con el aceite etéreo pachuli, que también fue considerado anticuado durante mucho tiempo. La combinación de ambos aromas vuelve en “Everose” de Jil Sanders, en “La Petite Robe Noire”, de Guerlain, y en “Coco Noir”, de Chanel.

Todos regresan además a la vainilla, otro clásico recuperado. “La vainilla está presente en casi todas las nuevas fragancias de otoño/invierno para damas”, señala Elmar Keldenich. También en “La vie est belle” de Lancôme y en “Simply You”, de Esprit, ambos lanzados en septiembre.

Muchos diseñadores combinan los aromas para el invierno además con la esencia de frutos del verano, como durazno (melocotón), indica Ruppmann.

Según Keldenich, las novedades son la pitaya y el ananá (piña), que aportan matices. Thomas Sabo usa el lichi en la fragancia femenina “Glam’n Soul”.

“También frutas como el higo, que se solían usar en perfumes masculinos, están presentes este año en fragancias femeninas”, añade Keldenich.

Al igual que otros años, también ahora los famosos elaboran sus perfumes, o encargan su creación. En “Shine Rose”, de la modelo Heidi Klum, hay maracuyá, lichi y arándanos con violetas, cedro y -los tan de moda- vainilla, pachuli y rosa.

Por su parte, la actriz de Hollywood Halle Berry apuesta en “Closer” por acentos de violeta y mimosa, así como el masculino Fougère, una combinación de cumarina, evernia y lavanda. Fougère también está presente en la fragancia masculina “James Bond 007?.

Como es habitual en ella, la cantante Lady Gaga rompe moldes en “Fame”, una combinación de azafrán, néctar de damasco y un tipo de orquídea. Tanto el contenido como el frasco son extravagantes, pues el líquido es negro en la botella pero se vuelve transparente al echárselo.

El futbolista David Beckham eligió entretanto ingredientes típicos del inverno para “The Essence”: uva, manzana, ananá y hojas de violeta.

La mayoría de los compradores no se informa sin embargo de los aromas que forman un perfume, sino que dejan elegir a su nariz… y a la de su pareja. Sobre todo en invierno, cuando uno pasa mucho tiempo en casa y se percibe más la fragancia del otro.

Facebook Comments