RD está a un mes cambio de Gobierno

Santo Domingo.-A  partir de hoy se inicia la cuenta regresiva para Danilo Medina, pues una vez asuma la presidencia de la República, el próximo 16 de agosto, tendrá que precisar cuál será su plan maestro para “Corregir lo que está mal, continuar lo que está bien y hacer lo que nunca se hizo”, tal y como prometió durante la pasada campaña electoral.

Medina,  quien fue el candidato del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en las elecciones del 20 de mayo, tiene el reto de satisfacer un rosario de demandas sociales y de enfrentar problemas tan medulares como la falta de seguridad, el desempleo, la crisis  eléctrica y el deficitario presupuesto que heredará de la administración del presidente Leonel Fernández, quien gobierna desde el 2004.

Su triunfo, al derrotar a Hipólito Mejía, del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), ha generado una serie de expectativas ante la posibilidad de que trace una línea divisoria entre su visión de Estado y el modelo de Fernández.

Los defensores del presidente ponderan sus esfuerzos por mantener la estabilidad macroeconómica, sin embargo, se le critica que no haya enfrentado las denuncias de  corrupción, que la nómina pública se agigantara en  sus manos y que mantuviera en sus cargos -por ocho años- a los principales ministros.

Igualmente, que el gasto público se disparara y que la inversión se concentrara en megaobras, a la sazón la segunda línea del Metro de Santo Domingo.

El mandatario electo, que compartirá la presidencia con Margarita Cedeño, la esposa de Fernández, tiene otro reto: cambiar las caras  del tren gubernamental, aunque implique sacrificar a connotados miembros del Comité Político del PLD.

En tal sentido, en las últimas semanas han circulado rumores sobre la supuesta presión que ejerce la cúpula de ese organismo para que algunos funcionarios se mantengan en sus puestos después del 16 de agosto.

A su regreso de una gira por Suramérica, el pasado viernes, Medina negó tales presiones argumentando que no había puestos para todo el mundo.

La reforma fiscal.  Desde antes de las elecciones varios economistas planteaban que era imprescindible una reforma fiscal para mejorar el desempeño económico del Gobierno, ante los déficits que arrastra.

Luego de obtener la presidencia las expectativas en torno al tema han ido en aumento y, aunque Medina aún no ha sido preciso –  él ha optado por un cierto ostracismo-, gente de su cercanía ha dado señales de la inminencia de esa reforma. Lo que implicaría eso es su primer round con la cúpula empresarial.

 

16 Jul / Amo Dom/ Noticia Libre

Facebook Comments