Paloma San Basilio más humana que nunca con éxito en Santo Domingo

Cuando las luces del escenario cobraron vida, sobre las diez de la noche, y el público buscaba a Paloma San Basilio justo en el centro del escenario del teatro La Fiesta del hotel Jaragua, la artista, presumiendo sus dotes de simpatía y espontaneidad, sorprendió al auditorio haciendo su entrada por uno de los laterales.

Fue a partir de ese momento cuando la también actriz no solo se dispuso a interpretar sus famosas canciones, sino que también intercambió con el público criollo una alta dosis de anécdotas con tintes de humor que reflejaban las tristezas y alegrías que vive un artista después que sucumben las luces, poniendo de manifiesto en todo momento su amor por la vida, el arte y lo simple.
Su monólogo pudo ser un arma de doble filo, porque el público dominicano asume en automático que cuando asiste a un concierto va a disfrutar de las piezas claves del repertorio de su artista, postulado que cobró fuerza cuando la polifacética artista vocalizó temas que los quisqueyanos conocían al dedillo.

Sin embargo, el inigualable registro vocal de la artista, la gracia con la que se movió por el escenario y su formación actoral se pusieron de manifiesto durante el desarrollo de de su musical denominado “Más cerca”, un show que la propia San Basilio diseñó para el público con la intención de verse cara a cara con seguidores que a lo largo de su carrera artística la han abrazado como una dominicana más.
“No llores por mí, Argentina”, la canción más emblemática del musical “Evita”, protagonizado en su momento por la propia San Basilio en Madrid, fue un tema que puso a volar la imaginación del público y los trasladó hacia la tierra que vio nacer a Eva María Duarte, una humilde actriz que gracias a su sensibilidad logró trascender en la política y ocupar un lugar importante en el corazón del pueblo argentino, justamente en un momento en el que era prácticamente imposible que una mujer tuviera tanta fuerza en un área liderada por la fuerza masculina.
Durante el show, que tuvo una duración de aproximadamente dos horas, San Basilio mezcló temas conocidos con otros que interpretó por primera vez en suelo dominicano. Su repertorio incluyó también piezas clásicas en francés y en inglés.

“No mires en el río”, “Aquellas pequeñas cosas”, “Será que hoy”, “Luna de miel”, “Cariño mío”, “Mediterráneo” y “Gracias a la vida” fueron solo algunos de los temas interpretados por la artista de 68 años que llegó al país bajo la producción de ED Live, del empresario Eduardo Durán.
Homenaje a Juan Luis Guerra. Tal y como la había señalado en una rueda de prensa posterior al concierto ofrecido en el pasado sábado en el teatro La Fiesta, uno de los sueños, musicalmente hablando, que tiene pendiente la ganadora de un Latin Grammy es grabar con el cantautor dominicano Juan Luis Guerra y, como era de esperarse, la cantante aprovechó la ocasión para homenajear al artista más grande que ha parido el país cantando parte de sus éxitos como lo son “Te regalo una rosa” y “Burbujas de amor”.

“¡Qué bonito, qué cosas tan bonitas escribe este hombre tan alto!, dice unas cosas que solo las puede decir él”, expresó San Basilio haciendo referencia a la alta carga de poesía que tienen las letras de Juan Luis Guerra, quien sin lugar a dudas se ha caracterizado precisamente por eso, por crear poesías en canciones.

 

Por: ALEXANDRA SANTANA

HOY DIGITAL

Facebook Comments