Para la ONU las cárceles latinas son inhumanas

El relator de la ONU, el argentino Juan Méndez, afirmó que «la situación de las prisiones en toda Latinoamérica es realmente muy mala»

Si bien admitió que hay «gradaciones y variaciones», aseguró que «no hay un solo país que puede vanagloriarse de tener un sistema carcelario humano», afirmó Méndez en una rueda de prensa en Ginebra difundda por la agenca española EFE.

«En algunos casos el problema es muy severo, como en Honduras, donde ha habido motines de prisioneros, pero también en México o en Brasil ha habido motines, e incluso en mi país, Argentina, que no ha habido disturbios, pero sí se cometen abusos de prisioneros y existen severas condiciones de vida», agregó.

Méndez explicó que estas prácticas son heredadas de las dictaduras que regían la región en los años 60, 70 y 80 y, que a pesar del tiempo transcurrido, aún no se han erradicado. «Es muy desalentador que esto ocurra en un periodo de democracia en Latinoamérica», dijo.

«En parte, los Gobiernos latinoamericanos no quieren torturar a los reos, pero dan muy poca prioridad a las reformas de la Justicia Criminal y a la reforma carcelaria, y la superpoblación es una muestra de la falta de prioridad y falta de inversión». Además, agregó que la situación de deterioro actual «también es una consecuencia del intento de criminalizar todo, lo que provoca que las prisiones estén llenas de gente que no debería estar ahí», explicó.

A mediados de febrero, tras el incendio una cárcel hondureña que dejó más de 350 muertos, la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció un «alarmante patrón de violencia en las prisiones de Latinoamérica» debido al «endémico problema» de superpoblación de las cárceles en la región. Asimismo, denunció que «ningún país en Sudamérica» ha establecido un Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura.

Ante esta situación, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU solicitó a todos los países latinoamericanos que establezcan grupos imparciales que puedan visitar las cárceles e implementar los estándares internacionales de trato a los prisioneros.

El relator de la ONU, el argentino Juan Méndez, afirmó que «la situación de las prisiones en toda Latinoamérica es realmente muy mala». Si bien admitió que hay «gradaciones y variaciones», aseguró que «no hay un solo país que puede vanagloriarse de tener un sistema carcelario humano», afirmó Méndez en una rueda de prensa en Ginebra difundda por la agenca española EFE.

«En algunos casos el problema es muy severo, como en Honduras, donde ha habido motines de prisioneros, pero también en México o en Brasil ha habido motines, e incluso en mi país, Argentina, que no ha habido disturbios, pero sí se cometen abusos de prisioneros y existen severas condiciones de vida», agregó.

Méndez explicó que estas prácticas son heredadas de las dictaduras que regían la región en los años 60, 70 y 80 y, que a pesar del tiempo transcurrido, aún no se han erradicado. «Es muy desalentador que esto ocurra en un periodo de democracia en Latinoamérica», dijo.

«En parte, los Gobiernos latinoamericanos no quieren torturar a los reos, pero dan muy poca prioridad a las reformas de la Justicia Criminal y a la reforma carcelaria, y la superpoblación es una muestra de la falta de prioridad y falta de inversión». Además, agregó que la situación de deterioro actual «también es una consecuencia del intento de criminalizar todo, lo que provoca que las prisiones estén llenas de gente que no debería estar ahí», explicó.

A mediados de febrero, tras el incendio una cárcel hondureña que dejó más de 350 muertos, la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció un «alarmante patrón de violencia en las prisiones de Latinoamérica» debido al «endémico problema» de superpoblación de las cárceles en la región. Asimismo, denunció que «ningún país en Sudamérica» ha establecido un Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura.

Ante esta situación, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU solicitó a todos los países latinoamericanos que establezcan grupos imparciales que puedan visitar las cárceles e implementar los estándares internacionales de trato a los prisioneros.

08 de marzo de 2012.(Tiempopyme)

Facebook Comments