Por la razón o la fe?

LHSILIE-HM_recortadoPor: Luis Silié Carlo.
Dominicano residente en Barcelona

El nuevo Papa de la Iglesia Católica Francisco (Jorge Mario Bergoglio), sacerdote Jesuita ha emitido una cantidad de opiniones, incluso algunas ocupando muchas primeras planas, comentarios dentro y fuera de su iglesia. En verdad ha hablado de temas que son considerados controversiales en boca de la máxima figura de la iglesia católica, por ser algunos considerados temas tabúes, eso sí, ningunos anti bíblicos. De la Compañía de Jesús, orden católica fundada por San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier entre otros y aprobada en Roma por el Papa Pablo III en 1540.

Jorge Bergoclio, hoy Papa Francisco, decide tomar ese nombre como homenaje a San Francisco de Asís, haciendo honor a la humildad y pobreza. Pero no crean que sea una manera pueril de ver las cosas, es que siendo Cardenal ya iba desprovisto de los costosos ornamentos de su jerarquía; sus allegados lo describen humilde y sobre todo austero.
Siempre hacía sus visitas parroquiales en guagua o en el tren, hombre sobrio. Ordenado sacerdote en el 1969; y siempre alejado del poder político sin estar apartado de los temas o bien informado, pero siempre con bajo perfil.

Desde que salió al balcón el día del humo blanco con el aparente saludo típico de la masonería ha levantado unas y otras opiniones adversas y a favor de sus críticas y comentarios. Nada de cetro de oro y piedras preciosas, zapatos rojos a la medida, alfombras, el sillón de madera y fuera ese papa móvil tapado y la cruz del Vicario de madera. Se predica con el ejemplo. La vivienda modesta, nada de lujo desmedido, todo funcional. El lujo no es su estilo.

El “Santo Padre” ha realizado caminatas inusuales, baja del carro da saludos, de limosina nada, contacto con los de la calle, es sencillamente atípico. A mí personalmente le veo sincero y sobretodo muy preocupado por la iglesia.

Responsablemente admite un “lobby gay” dentro de la iglesia o sea admite los sacerdotes homosexuales, pienso yo; también se refirió a los divorciados y sugiere a que “En esta vida, Dios acompaña a las personas, y es nuestro deber acompañarlas a partir de su condición. Hay que acompañar con misericordia”. Él dice que son “heridos sociales”. Dios odia el pecado, pero ama al pecador, dice en Santiago 5:20 “Sepa que el haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados”. Pero como que algunos de involucran tanto que comparten sus pecados y se les olvida su propio trabajo y ya no se ganan el alma del pecador, también su cuerpo.

Esta clarísimo que la moral de la iglesia está en entredicho él lo dice con franqueza y auto critica, pero añade, que temas del matrimonio homosexual, los anticonceptivos incluso del aborto, no se puede hablar de manera obsesionada porque la frescura y el perfume del Evangelio podrían perderse. Aconseja el Papa Francisco, que la iglesia está en el deber de buscar un equilibrio entre la moral cristiana y la que está en la biblia como respuesta a los problemas éticos. El tema del sacerdocio de las mujeres, es un tema que tarde que temprano la iglesia de estos tiempos no descarta el ver una mujer como parte del gobierno católico.

Pero por otra parte, digo yo, que iglesias creadas para únicamente gay y lesbianas, dirigidas por sacerdotes también gay confeso, es un tema que desdice de la responsabilidad de los jerarcas de la iglesia, será este el lobby gay, porque esto también es parte de lo expresado.
Pero este domingo pasado en el pueblo minero de Cervera, Italia, ha dicho que el sistema económico actual nos puede llevar a perder la dignidad, este tema me parece que tiene mucho de qué hablar. Con dominio cuidadoso de lo que expresa el vicario aquí la tiro con fuerza, y es que es indiscutible el aporte de la iglesia en la ayuda y soporte por medio de lo que se llama el humanismo cristiano, los prelados dirigen con éxito entidades de soporte y ayuda a sus congéneres menos desfavorecidos con medios económicos y estructuras facilitadas con ayuda de los gobiernos y de los mismos fieles. Las finanzas en las arcas del vaticano están muy bien. Saben qué, si sumamos únicamente lo que tiene la iglesia católica en bienes e inmuebles dejando a un lado las reliquias históricas, oro y cuentas en los bancos por cierto astronómicas de los colegios católicos, pero me refiero solo en dominicana; este ejercicio sugiero que lo hagamos en América Latina, no entremos en Roma, lo ceros serían muchos. Francisco, no toques esa tecla.

Una parte de los “silentes” católicos o los conservadores, aquellos de ambiente ricos han criticado al Papa, incluso le han dicho que eso no es un correcto de su cargo llamándolo “cochambroso” si así mismo. Este tema para mi puede tomar un camino digno, sin soñar despierto cuando la Iglesia Católica Apostólica Romana, revise sus cuentas, haga un mea culpa y empiece a ser más justas con el cumulo de riquezas. Nadie sabe a ciencia cierta por dónde anda.
Es más, que se integren más a la productividad, que hagan un banco con préstamos para emprendedores, que sigan ensamblando coches, repartiendo sus pingues beneficios de los intereses que reciben para que el sistema sea piadoso y se vea que de verdad luchan en contra del sistema y no parte de él. Solo criticándolo de la boca para afuera.

Con todo esta historia solo diría al Papa Francisco lo que le dijo el maestro Jesucristo al niño rico que le pregunto qué tenía que hacer para heredar la vida eterna, Marcos cap. 10 vers. 17-24. “Una cosa te falta; anda, vende todo lo que tienes y, dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo, y ven y sígueme, tomando tu cruz”. El niño se fue triste porque tenía muchas posiciones. Cuán difícil es entrar al Reino de los Cielos con riquezas, eso lo dice Jesús.
Si, ya se, el dinero no es malo cuando es bien usado, el problema que no está siendo usado bien, salvo un 10% de la población mundial que viven de los otros 90%, la iglesia está entre ese 10%. Y ESA CUENTA NO SALE.
El autor es comunicador social

Facebook Comments