“Primarias Abiertas”, República Dominicana a la vanguardia de los nuevos tiempos

Dr. Santiago Rodríguez Figuereo

Miembro del Comité Central del PLD

El sistema de partido y la clase política en general están siendo muy cuestionados, cada día los ciudadanos manifiestan su desconfianza a las organizaciones, por la falta de transparencia en las elecciones internas, la falta de democracia, la falta de renovación del liderazgo, es decir, la falta de una organización interna que propicie una participación más activa, más abierta, más plural, más dinámica, más participativa, etc. entre sus miembros.

La aprobación del sistema de primarias abiertas es muy importante y será unos de los incentivos que posibilite el reencuentro del electorado con los partidos políticos, a través del cual podrán involucrarse activamente en el proceso de elección de los candidatos a cargos públicos.

No se entiende la negatividad que han argumentado algunos líderes políticos, religiosos y sociales, sobre la inconstitucionalidad, sobre la posible compra de votos, sobre el papel de los miembros de los partidos, etc., la sociedad es dinámica, cambiante y proactiva, la organización política debe estar en consonancia con el pensamiento de los ciudadanos, quienes en reiterada ocasiones han definido a los partidos como corporaciones y empresas propiedad de un pequeño grupo.  Es el momento oportuno para corregir todas las deformaciones y vicios creados a lo interno de las organizaciones, que permita poner en alto el trabajo y la dedicación de la persona, es decir, que se tome en cuenta por su mérito.

Los cambios y transformaciones traen consigo ciertas incertidumbres, el debate enriquece y coloca a cada quien en una posición, en este caso: los que avanzamos y propiciamos el cambio que demanda la sociedad y los que quieren permanecer anclado en el pasado, en el inmovilismo, en el miedo, etc., es hora de dar un paso hacia delante para salvar el sistema de partido y recuperar la democracia interna perdida.

Las opiniones contrarias a las primarias abiertas están amparadas en argumentos débiles, sustentándolo en el miedo a la población, en la rotura del sistema de partido, en los gastos, en la compra de votos, en un sin número de tecnicismo. Estos no están sustentados en ningún estudio científico.

Primero.- La realidad es que si sumamos todos los presupuestos que se gastan los partidos en los procesos de primarias para elegir sus candidatos serían mucho mayor que el presupuesto de la Junta para organizar un proceso de elección de primarias abiertas propuesto en la Ley de Partido.

Segundo.- No se puede hablar de rotura del sistema de partido, sino de fortalecimiento, empoderamiento de la ciudadanía para que participe de forma activa en el proceso de elección de su representante, es todo lo contrario debemos recuperar la confianza perdida.

Tercero.- Es ilógico pensar que con el sistema de primarias abiertas sea más fácil influir en los votantes con la compra de votos  que con el sistema actual, ya que la cantidad de votantes es muy superior.

En estos momentos está en una situación delicada porque el partido no ha asumido de forma monolítica el proyecto de nación para el cual fue concebido por el Prof. Juan Bosch, el centralismo democrático, los estatutos, etc., llevando el debate interno a los medios de comunicación.  El proceso de renovación o elección de las autoridades (comités de bases, comités Intermedios, Direcciones Municipales, Provinciales, Seccionales, Comité Central, Comité Político) es un tema pendiente que influye en la debilidad institucional.

Pienso que debemos propiciar el debate interno como nos enseñó el Prof. Bosch, establecer un ordenamiento interno claro que sea asumido y respectado por todos como base fundamental para fortalecer el PLD, que sus miembros y dirigentes sean verdaderos defensores de la comunidad, que el derecho se sustente en el trabajo día a día.

Facebook Comments