¡Que los falsos profetas no tomen sus nombres en vano!

 

Olga-150x150

 

Por Olga Capellán

Dominicana residente en Madrid

 

Este día 12 de Enero se cumple un aniversario más del vil asesinato del grupo “Los Palmeros”, un motivo para que las personas sensatas, los grupos revolucionarios, familiares, camaradas, amigos y relacionados honren la memoria de Amaury Germán Aristy, Virgilio Perdomo Pérez, Bienvenido Leal Prandy y Ulises Cerón Polanco, esas cuatro glorias nacionales que se enfrentaron a batallones criminales del régimen del Dr. Joaquín Balaguer, cuando creyendo luchar por un mejor bienestar a favor de su país y de su gente.

Cuando se habla de estos valientes jóvenes debemos quitarnos el sombrero, pues después del comandante Francisco Alberto Caamaño Deñó, fueron los que más se parecieron a la organización La Trinitaria, fundada por Juan Pablo Duarte, principal padre de la patria dominicana.

Amaury, Virgilio, Bienvenido y Ulises, estos cuatro nombres deberían ser sagrados ante los verdaderos revolucionarios y no deben ser tomados en vano en boca de falsos profetas u pseudos izquierdistas que desdeñan el poder gubernamental producto de la herencia del régimen opresor balaguerista, quienes arrancaron sus vidas por miedo o por ignorancia y con este horrendo hecho mataron también la esperanza de todo el pueblo.

No basta con rendir honores a los mártires de la cueva de Las Américas, mientras se disfruta del bienestar del poder contra el cual Los Palmeros lucharon hasta que perdieron sus vidas, eso sí, con honor y gallardía.

Podrán designar calles, palacetes, comandancias, etc. etc. con los nombres de estos mártires, pero de nada valdría porque el pueblo dominicano sigue sufriendo la opresión del régimen presidido por el Partido de la Liberación Dominicana y sus aliados, heredado del balaguerato, aun peor que en aquellos tiempos, con más hambres, la falta de educación y salud es mayor, por la violencia que se practica contra la familia a través de los altos precios en la canasta de consumo diario, por el alto tráfico y consumo de droga, el vandalismo y la criminalidad que azota a todo el país y la falta de justicia social, contrario al sueño de estos cuatro valientes jóvenes que lo dieron todo a cambio de nada, es decir: el pueblo dominicano está condenado a sufrir los infundios de un gobierno que solo conoce y aplica la violencia contra él.

A los palmeros los recordaremos siempre  con ideas revolucionarias y combatiremos a aquellos falsos profetas que solo cogen tu nombre para practicar políticas baratas, mientras desdeñan el Erario Público, porque tu Amaury y tus camaradas estarán iluminados por siempre, tú que supiste luchar de pies ante que morir de rodillas, pero con una estrella en la frente.

 

 

Facebook Comments