Que pasaría con los inmigrantes si Catalunya se independiza?

Legalcity.es

 

Guillermo Morales Cata

Legalcity.es

 

Corren tiempos convulsos en Catalunya. El sabor amargo que le ha dejado a Artur Más, presidente de la Generalitat, su último encuentro con el presidente del Gobierno español Mariano Rajoy; y el clamor popular de independencia hacen presagiar que la secesión será inevitable aún cuando hablemos de algo que no parece vislumbrase a corto plazo. Y la cosa parece ir en serio porque hasta un gran icono como es el Barça ya ha dicho a través de su presidente Sandro Rosell que “cuando Catalunya decida que la independencia es lo mejor, el Barça estará a su lado”

Ante este dilema de Catalunya independiente o no, muchos inmigrantes se preguntan ¿qué pasará con nosotros si Catalunya deja de ser parte del Estado español?

Nadie se atrevería a profetizar pero para la inmigración poco cambiarían las cosas si se tiene en cuenta que ya muchos de los trámites de extranjería que se realizan hoy en esta Comunidad Autónoma ya son competencia del Gobierno catalán y los que no son competencias del mismo, de alguna manera u otra pasan por las manos de la Generalitat (informes de vivienda, de Arraigo…). La Generalitat ya tiene montado un fuerte mecanismo…. de cara a futuro.

Vayamos por parte. En España existe la Ley Orgánica 4/2000 y los reales decretos que de alguna manera articulan la Ley de Extranjería (RD 557/2011 y RD 240/2007). Es decir, un inmigrante que obtiene su primer permiso de residencia y/o trabajo en Catalunya (si se encuentra en territorio español) lo tramite ante la Administración General del Estado pero si se encuentra en su país de origen el trámite lo realiza en empleador –si la actividad laboral se desarrolla en Catalunya- ante el Gobierno catalán.

Pero no solo es competente Catalunya para los permisos iniciales de residencia y trabajo cuando el extranjero se encuentra en su país de origen (que en estos casos se limita sector de actividad y ámbito geográfico) sino que todas las modificaciones de los permisos también se realizan ante la Generalitat de Catalunya.

Para entendernos; un inmigrante que obtuvo sus “papeles” por Arraigo obtiene un permiso válido por un año –competencia de la Administración General del Estado- pero cuando se le va a caducar ese permiso deberá modificarlo a un Permiso de Residencia y Trabajo (muchos le llaman “renovar los “papeles”) y este trámite se realiza no ante la representación del Gobierno español sino ante la representación del gobierno catalán porque desde el 1 de octubre de de 2009 entró en vigor el RD 1463/2009, de 18 de septiembre (BOE y DOGC de 22/09/2009), sobre el traspaso de funciones y servicios a la Generalitat de Catalunya en materia de autorizaciones iniciales de trabajo por cuenta ajena o propia de los extranjeros cuya relación laboral se desarrolle en Catalunya.

El Departamento de Trabajo de la Generalitat de Catalunya es competente, en virtud de lo dispuesto en el Art. 1 del RD 148/2009, de 28 de septiembre (DOGC de 30/09/2009), para la resolución de los expedientes en materia de autorizaciones iniciales de trabajo para personas extranjeras que desarrollen su actividad laboral en Catalunya.

El Decreto 199/2007, de 10 de septiembre, modificado por el Decreto 49/210 de 30 de marzo (DOGC de 14/04/2010) atribuye a los directores de los Servicios Trritoriales del Departamento de Trabajo la competencia en la resolución de las autorizaciones de trabajo por cuenta propia o ajena de la personas extranjeras que ejerciesen en Catalunya su actividad laboral.

La Subdelegación del Gobierno Español en Catalunya ostenta la competencia en materia de autorizaciones de residencia que le es atribuída por la Disposición Adicional Primera, párrafo primero del RD 2393/2004, de 30 de diciembre (BOE del 07/01/2005).

Para la obtención de una Autorización de Trabajo deben quedar acreditados los requisitos de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de Enero (modificada por las Leyes Orgánicas 8/2000, de 22 de diciembre 11/2003, de 29 de septiembre; 14/2003, de 20 de noviembre; 2/2009, de 11 de diciembre), así como por el RD 2393/2004, de 30 de diciembre, modificado por el RD 1162/2009, de 10 de julio.

También aquellas personas que son familiares del un ciudadano comunitario (por ejemplo, matrimonio o pareja de hecho) obtienen su Tarjeta ante la Administración General del Estado pero si el vínculo desaparece ante de los tres años de haber aparecido dicho vínculo (divorcio, separación…) el extranjero deberá modificar su permiso ante el Gobierno catalán.

Existen muchos casos donde la Generalitat “pone sus manos”. Por ejemplo, aquel extranjero que en Catalunya desee obtener sus “papepeles” por Arraigo tramita su solicitud ante la Administración General del Estado pero deberá obtener del gobierno catalán el conocido Informe de Inserción Social o de Arraigo que exige, entre otros requisitos, “hablar, escribir, leer y entender el catalán” acreditado ello mediante un curso de 20 horas de clases de catalán.

Y si el extranjero que reside en Barcelona, Lleida, Tarrogona o Girona desea reagrupar a su familia (en régimen general) deberá también obtener el Informe de la Vivienda que emite el gobierno autonómico. Igual sucede con otros trámites como las modificaciones de los permisos de estudiante a permisos de residencia y trabajo.

De manera tal que al menos en materia de extranjería el mecanismo está diseñado para que en el hipotético caso de la independencia de Catalunya (Barcelona, Girona, Tarragona y Lérida) pocas cosas cambien aún cuando Catalunya tendría que hacer su propia Ley de Extranjería porque el gobierno autonómico ya se encargó de acaparar “poderes” en el conocido Estatut al menos en lo que a inmigración refiere.

Evidentemente si Catalunya se independiza tendría que hacer su propia Ley de Extranjería pero muy poco cambiarían las cosas. Nos encontraríamos más o menos ante lo mismo que hoy tenemos pero el funcionario que nos atendería no sería un funcionario del Estado español sino un funcionario del Gobierno catalán.

Facebook Comments