¿Quién detiene el sicariato del tránsito en el país?

opinon-1

Por: SALVADOR HOLGUIN

En los últimos tiempos vienen ocurriendo accidentes de tránsito con saldos trágicos en las diferentes autopistas del país. Ejemplos: lo sucedido la noche del sábado 9 de julio del año en curso, que costó la vida de unas 16 personas en el trayecto Sánchez-Nagua, el suceso en la carretera Verón-Higüey entre dos autobuses en la recta de Leonel Taveras el 26 de noviembre del 2015 que dejó 10 muertos y 78 heridos en estado crítico y lo del 21 de enero del 2016, cuando hubo cinco muertos y varios heridos en el kilómetro 14 de la carretera de Cumayasa, en La Romana, solo para citar algunos casos.

Estas muertes fueron provocadas por la imprudencia, falta de educación y conciencia de los suicidas que manejan camiones, patanas y autobuses, pero también por la irresponsabilidad de la justicia dominicana que no los condena, la Policía Nacional (PN) que no los apresa y la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) que no los fiscaliza ni tampoco los detiene cuando transitan de forma temeraria y con las gomas lisas.

Todos estos momentos trágicos acontecen por lo permisivos que son las autoridades con los sicarios del transporte, que siguen cobrando vidas ante la insensibilidad y carencia de mando por parte de quienes están para hacer cumplir las leyes y la Constitución de la Republica.

Según el informe global sobre seguridad vial de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Republica Dominicana registra la tasa más alta de muertes por accidentes automovilísticos en el territorio nacional, mientras Cuba es el que registra una menor cantidad de víctimas viarias.

La tierra del comandante Fidel Castro es la única de América Latina con un porcentaje muy reducido de fallecimientos en accidentes de tráfico por cada 100,000 habitantes menor de 10 y en el otro extremo se encuentra RD con una proporción de 29.3. La  OMS calcula que en Brasil se producen 46,935 pérdidas de vidas al año por catástrofes viales y en México 15,062. En Cuba son 840 los fallecidos y Nicaragua está en segundo lugar con 931 de acuerdo con las estimaciones.

Las autoridades (congresistas), con la intención de detener a los asesinos del volante que son los que provocan las mayores tragedias, crearon una nueva Ley que endurecería la ya existente bajo el No. 114-99 que modifica la 241, sobre Tránsito de Vehículos de Motor en sus artículos 49, 51, 52, 109 (mod. arts. 106, 107 y 108, 153 y 161). Nos llamó poderosamente la atención que en el numeral 1 de esta legislación se expresa lo siguiente: “Si el accidente ocasionare la muerte a una o más personas, la prisión sería de dos (2) a cinco (5) años y la multa de dos mil pesos (RD$2,000.00) a ocho mil pesos (RD$8,000.00)”, por las pírricas amonestaciones y sanciones cuando se pierde la vida de las personas.

Si todos los ciudadanos actuáramos con la debida responsabilidad y las autoridades aplicaran su potestad en el cumplimiento de las leyes de manera ejemplar, no tuviéramos tantas tragedias en las calles, autopistas y avenidas de la República,  las cuales enlutan las familias dominicanas. Es más que evidente que para solucionar el problema tenemos que aumentar las penas y garantizar que se puedan aplicar las ordenanzas ya existentes junto a sus respectivas enmiendas.

Facebook Comments