REPÚBLICA DOMINICANA CUENTA CONMIGO…

Dr. Omar G. Guillermo Henríquez

Escrito por Dr. Omar G. Guillermo Henríquez

Tenemos en mano una gran capacidad, una fuerza, un gran factor a nuestro favor y muchos no lo sabemos, y de los pocos que lo saben algunos no saben que esto es determinante para hacer de este mundo un mundo mejor, y a esa «capacidad-fuerza-factor» al que me refiero es a la capacidad de decidir lo que hacemos, a esa capacidad de decidir mirar a la derecha o a la izquierda, a esa capacidad de decidir hacer lo correcto o lo incorrecto, esa misma capacidad que nos permite sumar o restar, capacidad que puede aportar en un mundo lleno de necesidad muchas cosas o puedes decidir no aportar nada, de esa capacidad-fuerza -factor al que me refiero permite decidir callar o hablar, mirar o cerrar los ojos, capacidad que nos permite escoger entre luchar o rendirse, dar o recibir, participar o no participar, movernos o no movernos, esta misma capacidad nos permite vivir dormidos o despiertos, vivir caminando marcha atrás o ir hacia adelante, vivir haciendo el mal o haciendo el bien, vivir cerrando puertas o abriendo puertas, vivir como valientes o vivir con miedo, capacidad que nos hace persistir o desistir, hacer o no hacer.

Cada vez que pasan cosas a nuestro alrededor indistintamente no escojamos voltear la cara sino miremos de frente, sin vergüenza ni temor, con mucho carácter, responsabilidad y dignidad, y si esto ha sido malo o dañino vamos a condenarlo, criticarlo, corregirlo, mejorarlo, pero nunca escojamos quedarnos de brazos cruzados sin hacer nada. Si lo que ha pasado en nuestro alrededor por el contrario ha sido bueno; vamos a honrarlo, aplaudirlo, promoverlo, transmitirlo y dejarlo como legado a futuras generaciones en favor de un mejor mundo.

Somos seres humanos, y de todos los seres vivos que habitamos conjuntamente la tierra a nosotros nos diferencia nuestra humanidad y nuestra capacidad de razonamiento. Si perdiéramos eso y se extingue nuestra humanidad, no quisiera imaginar hasta donde podríamos llegar. Antes de negar una ayuda, sé humano y no olvides nuestra condición humana. Cuando un ser humano se desprende del mayor de los valores de nuestra condición humana, a lo que denominamos “la humanidad”, se convierte en algo menor que un animal o una planta. Cuando un ser humano pierde su sentido de humanidad se convierte en el peor ser vivo de todos. Sé humano por encima de todas las cosas y nunca olvides la consideración, la benevolencia, la piedad, la caridad, la misericordia, la compasión, la bondad, la filantropía, la sensibilidad, el amor, el altruismo y la afabilidad. El mundo necesita hombre y mujeres que no tengan su capacidad de decidir contaminada o alterada por los tantos vicios que corrompen nuestras sociedades, o también hombres y mujeres que han renunciado a continuar caminos que han sido demostrados como incorrectos, hombres y mujeres con capacidad de decisión justa y transparente, hombres y mujeres que sean verdaderamente humanos.

Aunque pudiera dar lugar a la duda lo poco que cada uno puede aportar depende de como lo mires, pudiera ser lo mucho para otros y si lo miras matemáticamente eso que aportas puede ser suma de todos lo que significara soluciones y resultados.
Yo creo en Dios, en el universo, en el mundo, en la gente, en mi país, en mi familia y en muchas otras cosas más con las que convivimos a diario aunque algunos fomentan que desaparezcan como la fe, la esperanza, el compañerismo, la sensibilidad, el perdón, la honestidad, la compasión, la voluntad, la amistad, la alegría, la generosidad, la amabilidad, la solidaridad, la bondad, la lealtad, la paz, la humildad, el respeto y la gratitud, yo creo en que el mundo puede contar contigo y conmigo, por eso he decidido hacer, aporta, sumar y no callar. Creo que tenemos en nuestras manos lo necesario, lo suficiente o a lo mejor lo tenemos todo, tenemos la capacidad de hacer un mundo mejor. ¿porque no lo hacemos?

República Dominicana cuenta conmigo…

Facebook Comments