Si callan la prensa que hablen las murallas.

Dr. Omar G. Guillermo Henríquez

Dr. Omar Guillermo
Dominicano residente en Castilla y León

Según nos relata la Biblia el libro de Lucas capitulo 19 cuando Jesús hacia su entrada a Jerusalén:

36. Y mientras El iba avanzando, tendían sus mantos por el camino.
37. Cuando ya se acercaba, junto a la bajada del Monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, regocijándose, comenzó a alabar a Dios a gran voz por todas las maravillas que habían visto.
38. diciendo: «¡BENDITO EL REY QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR! ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!»
39. Entonces algunos de los Fariseos de entre la multitud Le dijeron: «Maestro, reprende a tus discípulos.»
40. Pero El respondió: «Les aseguro que si éstos se callan, las piedras hablarán.»

Esta situación es espiritual y cristiana pero es exactamente lo que se va a dar en el ambiente político dominicano y en el pueblo dominicano en general en vista de que la prensa calla y los periodistas en su gran mayoría están bajo influencia del gobierno. Si callan la prensa que hablen las murallas.

No se que pensar ante el silencio y no se que esperar ante el tiempo latente, pero si se que el silencio no perdurara y que la oposición liderada por Hipólito Mejía enfrentara con gallardía y responsabilidad los atropellos e injusticias que hasta ahora el pueblo se ha visto obligado a cargar.
Como si todo lo que hasta ahora a sucedido es poco, el nuevo plan del ilegítimo futuro gobierno dominicano en fusión con el actual legítimo gobierno quieren recuperar los abusivos gastos de las arcas del estado en las pasadas elecciones con la explotación una vez más del pueblo.

Pueblo no calles, no admitas el silencio. Sin precisar la violencia, pero reclamemos y enfrentemos un gobierno que aparenta no importarle los reincidentes atropellos que lamentablemente se están convirtiendo en la cotidianidad dominicana.
Cuando estos atropellos, abusos e injusticias sean tan comunes lamentablemente le veremos con normalidad y cuando veamos con normalidad esa situación todos seremos partes del caos y poco podremos hacer.

No calles, no admitas el silencio. El pueblo dominicano no puede renunciar a la dignidad inherente a la persona humana, no estamos exceptos de defender nuestros derechos.

Facebook Comments