Sólo el 5% de los inmigrantes chinos está en paro, frente a más de la mitad de los marroquíes y subsaharianos

El 37% de los que se han quedado en paro trabajan en la Construcción o sectores relacionados

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Sólo el 5 por ciento de los inmigrantes chinos residente en la región madrileña está en paro, frente a más de la mita de los marroquíes y subsaharianos y más del 40 por ciento de los búlgaros y ecuatorianos, según se desprende de la Encuesta Regional de Inmigración 2012 (ERI) de la Comunidad de Madrid presentada este martes por el consejero de Asuntos Sociales, Salvador Victoria.

La ERI, realizada en el primer trimestre de este año a inmigrantes de entre 16 y 64 años que residen en diversas localidades de la región, señala que el 56 por ciento de los inmigrantes cuenta con empleo, el 34,63 por ciento está en el paro y el 4 por ciento estudia.

En lo referente a dicho ámbito por sexos, se observa que la situación de las mujeres es más favorable. El 62 por ciento de las mujeres encuestadas trabaja frente al 49,49 de los hombres. Asimismo, la tasa de paro es quince puntos inferior en el caso de las mujeres.

Los entrevistados marroquíes, subsaharianos, búlgaros y ecuatorianos son los que presentan una mayor tasa de paro. De hecho, el 55 por ciento de los inmigrantes marroquíes en Madrid no trabaja, el 52 por ciento de los subsaharianos, el 40 por ciento de los búlgaros y ecuatorianos, el 37 por ciento de los dominicanos, el 36 de los peruanos, el 35 por ciento de los rumanos y el 26 por ciento de los colombianos, todos por encima de la media del paro de los españoles.

En cambio, los colectivos extranjeros que tienen más empleo que los españoles son los paraguayos, que trabaja el 87 por ciento, y los chinos, en los que sólo están en paro el 5,68 por ciento. En este sentido, el consejero ha resaltado que sólo un 5 por ciento de los ciudadanos chinos que viven en la región está en paro, «lo que casi puede considerarse pleno empleo».

Por zonas geográficas, trabajan más lo que viven en la capital, el 64,39 por ciento de los inmigrantes. En la zona norte trabajan el 59 por ciento; en el Sur y en el Este de la región, el 54; en la zona Oeste de la región, el 49 y en el resto de los municipios no metropolitanos, el 40,47 por ciento.

SUBEN LOS EMPRENDEDORES

Asimismo, los datos del estudio arrojan que nueve de cada diez inmigrantes trabajan por cuenta ajena (88,87 por ciento), aunque ha aumentado el trabaja por cuenta propia. Si en la ERI de 2009, el 8,94 por ciento manifestó trabajar por cuenta ajena, en la Encuesta de 2012, un 11,13 por ciento señalan esto. «Lo que demuestra que los inmigrantes madrileños son cada vez más emprendedores», ha añadido Victoria.

Los chinos son los que más destacan como emprendedores, el 40 por ciento de los encuestados son autónomos o tienen su propia empresa. Le siguen los búlgaros, subsaharianos, marroquíes y ecuatorianos. En cambio, los que menos se arriesgan a montar su propia empresa o ser autónomos son los bolivianos y los paraguayos (el 4 por ciento), los rumanos (el 6 por ciento) y los peruanos (el 7,7 por ciento).

La mayoría de los inmigrantes madrileños que trabajan lo hacen como comercial, relaciones públicas, auxiliar de enfermería, profesional de intervención social, dando clases particulares, en labores de mantenimiento, en locutorios o en peluquerías. También abundan las profesiones de maquinista, soldador, teleoperador, artes gráficas, fábricas, operadores, ingenieros y transportistas.

DE LA CONSTRUCCIÓN A OTROS SECTORES

Las ocupaciones de los extranjeros han cambiado desde que llegaron hasta ahora debido, en gran medida, a la crisis económica. De hecho, mientras que antes el 21 por ciento trabajaba en la Construcción, ahora lo hace sólo el 6 por ciento. Además, los dependientes en tiendas han pasado el 7 al 17 por ciento actual.

Los empleados de hogar se mantiene en torno al 15 por ciento, mientras que los dedicados de la hostelería y al cuidado de personas dependientes en el hogar pasan del 9 al 7 por ciento. Las personas inmigrantes dedicadas a limpiar en empresas, cuidadores en residencias y de auxiliar administrativo son ahora el doble, mientras que las internas en casas, los jardineros y los dedicados a la agricultura se han reducido notablemente.

Preguntados los desempleados por su puesto de trabajo antes de quedarse en paro, el 28 por ciento de ellos respondió que en la Construcción, el 9 por ciento en sectores relacionados como la fontanería, la pintura y la electricidad, el 8,5 por ciento como empleado del hogar y de almacén y el 6 por ciento como camarero o limpieza en empresas.

En otro aspecto, el 34,85 por ciento de los desempleados entrevistados han adquirido algún tipo de formación, 14 puntos más que en 2009 cuando el 20,50 por ciento manifestó haber asistido a cursos.

VIVIENDAS ALQUILADAS

Respecto a vivienda, el 43 por ciento de los inmigrantes señalan que residen en vivienda alquilada, el 26,17 viven en piso compartido, el 13,74 por ciento viven en casa de familiares o amigos, el 12,63 por ciento tienen vivienda propia y el 2,5 por ciento están trabajando de internos o viven en su tienda. En los últimos tres años han aumentado en dos puntos las personas que tienen casa propia, mientras que han caído mucho la cifra de los que viven en casa de amigos o familiares.

Además, la encuesta también confirma que cuando los inmigrantes llegan a Madrid viven en casas de amigos y familiares (37 por ciento), en pisos compartidos (33 por ciento), o como internas (6,4 por ciento), frente a las viviendas alquiladas (19 por ciento) o el 1 por ciento que decidió comprase una casa.

De media, cuando llegaron a Madrid, los inmigrantes pagaban por la casa donde vivían 345 euros y ahora pagan 491. Además, ahora disponen el 59 por ciento de ellos de Internet frente al 44 por ciento de hace tres años.

EL 40% ENVÍA DINERO A SU PAÍS

En el ámbito de las remesas, casi el 40 por ciento de los encuestados envía dinero a sus países de origen al menos una vez al mes. La media se sitúa en 236 euros mensuales. Los paraguayos y los bolivianos, cuya llegada a España es más reciente, envían más dinero a sus países de origen que los inmigrantes de otras nacionalidades con mayor tiempo de residencia. Esto se debe a que sus familiares ya están viviendo con ellos.

Así, el 80 por ciento de los paraguayos envía remesas a su país de origen, el 62 por ciento de los bolivianos, el 51 por ciento de los dominicanos, el 48 por ciento de los colombianos, el 43 por ciento de los peruanos, el 38 por ciento de los subsaharianos, el 38 por ciento de los ecuatorianos, el 35 por ciento de los rumanos, el 33 por ciento de los chinos, el 28 por ciento de los búlgaros y sólo el 16 por ciento de los marroquíes.

Finalmente, Victoria ha manfiestado que desde que se realizara la encuesta en 2009, se ha duplicado el conocimiento de los encuestados de la red de los Centros de Participación e Integración de Inmigrantes (CEPI). Entre las personas que conocen los CEPI, el 74,21 por ciento ha participado o ha acudido auno, frente el 24 por ciento de hace tres años.

Facebook Comments