Su nombre es violencia machista y por ello murió…

Balbina Negreira

Madrid, España.

Enterarme de que, las ciudadanas haitianas que residen en nuestro país (sin importar si están o no regularizadas) y que son víctimas de la violencia machista por su pareja o expareja, no son tipificadas estadísticamente como violencia contra la mujer, me ha hecho preguntarme, – ¿qué nos pasa como sociedad y nación dominicana?

¡Hasta dónde es capaz de filtrarse el racismo y la xenofobia en las mismas entrañas del Estado-con o sin complicidad-Las mujeres de otras nacionalidades que conviven con nosotros, ¿-tampoco?

Con alertas de organismos internaciones y nacionales de no alcanzar los objetivos firmados por la Republica Dominicana con relación a temas pendientes de la niñez desde hace varias décadas y sin objetivarse avances en igualdad para el año 2030, según la Organización de Naciones Unidas (ONU). La ley del aborto duerme en el despacho del presidente Danilo Medina desde hace tiempo a quien le fue remitido desde las bancadas católicas y evangélicas por ambas cámaras.

Pero si nos sorprendemos de los gobiernos y políticos de centro, derecha, ultraderecha y socialdemócratas, cristianos, etc., es asombroso cuando leemos las explicaciones e interpretaciones acerca del feminismo y, en particular, sobre la violencia machista que da la izquierda haciendo una madeja de burguesía, estado (crímenes, homicidios, asesinatos sin que se diferencie el género) organismos internacionales, toda una retórica extraídos de los liderazgos de hombres” comunistas   de los siglos XIX y XX. Así que, no esperemos las mujeres del mundo ni su empatía ni mucho menos apoyo político en nuestras luchas. ¡O yo no entendiendo su discurso al respecto, entonces, – ¿explíquenmelo?

Lo que las mujeres queremos saber es por qué nos están matando sea la pareja o la expareja. Esto no es un problema de años recientes ni una moda ni un complot internacional para desestabilizar gobiernos. Es una pandemia que estaba soterrada y circunscrita a los dormitorios y al sufrimiento de pintalabios rojo y sonrisa.

Hace siglos y, por vez primera y única, en este siglo 21, las mujeres se han preñado sin la intervención del hombre machista. Su sexo es mujer y se llama feminismo y su gentilicio feminista no parando de luchar exigiendo sus derechos y conquistándolo, a veces a medias, a veces parciales, a veces solo plasmados en proyectos de leyes o en promesas de campaña electoral…

Está tan asumido en el mundo la fragilidad y manipulación a las mujeres que nos engañan. Un gobierno de turno aprueba una ley y viene otro y la quita. Por igual en el congreso nacional con mayoría conservadora y tutelados o asesorados por lobby de las iglesias.

Hay diferencias de conceptos en relación con las luchas por sus conquistas de la mujer, me refiero, a las “malas intenciones” y propósitos que se esconden a reburujar la Marcha de la Familia (Día Internacional de la Familia, el 15 de mayo) la Marcha de las Mariposas o de las hermanas dominicanas Mirabal (Día Mundial de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, 25 de noviembre) la Marcha del 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer).

Ojalá que, en este Siglo XXI, pueda dar como concluido y nunca más tener que preguntarnos:

Por qué me matas, – ¿hombre machista?

Siglo XXI de La Mujer

Facebook Comments