Sueños narcotizados.

wilsonWilson A. Ferreras F.
Wilanfe69@hotmail.com
Barcelona, España

Anoche mientras soñaba con un universo nuevo veía que en mi país (RD), todo parecía nuevo.

Los políticos eran ángeles involutos eran buenos, cumplían con su deber  y todo era perfecto. Ya no tomaban para si los recursos de su pueblo y los invertían sabiamente para el disfrute del pueblo.

El servicio energético funcionaba era bueno, a precios competitivos y todo parecía un sueño. Ya las plantas funcionaban y los funcionarios y dueños acordaban buenos precios en favor de todo el pueblo.

De la salud que decir, los hospitales modernos con un excelente servicio  que me parecía muy bueno. Todos eran atendidos y sus padecimientos más añejos, allí encontraba la cura hasta para males nuevos.

De lo servicios sociales nada que criticar eran buenos, nos sobraban los halagos de países extranjeros. Los hospitales funcionaban con excelente criterio y todo el que por allí pasaba se  sentía como en el cielo con un servicio impecable que me parecía un sueño.

Un congreso excelente con legisladores buenos que evacuaban grandes leyes para el regocijo de sus pueblos. Ya no existían maletines que minaran sus conciencias y los resultados, buenos

De la justicia ni hablar aquí todo era perfecto se hacían juicios excelentes y los resultados buenos. Sé condenaba a los culpables y los justos eran absueltos.

El tribunal electoral era la envidia del pueblo  reconocía los triunfos de los políticos buenos, sin nadie que refutara aquellos triunfos ajenos

La policía funcionaba con un  servicio muy bueno y ya nadie te asaltaba cuando salías del metro. De sobornos, nadie hablaba ya eso era cosa del tiempo, que quedaba en el pasado y eso me parecía bueno.

Al llamar una ambulancia que ricura era bueno, aparecía en un momento y para solucionarlo inclusive los bomberos  que nos daban su apoyo, todo `parecía perfecto.

Las religiones, funcionaban todo parecía un cuento ya no había pedofilia, los feligreses contentos.

El transporte punto y aparte todos llegábamos a tiempo con un excelente servicio y unos precios suculentos. Esto era una delicia para usuarios y dueños.

Al pasear por los barrios, todo limpito, que  momentos, no se veían basuras tampoco ratas ni contenedores viejos. Los ayuntamientos funcionaban excelentes que momento.

Los salarios de los trabajadores que sorpresa. eran buenos ya no se hacía huelgas, todos estaban contentos. Funcionarios y empresarios, les reconocían sus meritos e inclusive ellos mismos se habían bajado sus sueldos.

No teníamos delincuencia en un país tan moderno, todos se habían convertidos en excelentes prospectos con una educación grandiosa. Era cosa del momento.

El deporte funcionaba. todo fluía era bueno, nuestros atletas  contaban con grandes emolumentos y grandes entrenadores, aunque no lo creas era cierto.

Yo les confieso señores qué todo era así; era cierto, en este sueño divino del que desperté un momento. Contractando la realidad de mis sueños tan moderno, en el que todo era mentira, créanme que lo siento,  por yo darles esperanzas de logros tan inciertos, en este sueño malvado que se convirtió en un momento. Culpable la pastillita que me receto el galeno.

Facebook Comments